DESCUBRIR
×

Primeros signos de que una bullgod inglés está embarazada

Actualizado 21 julio, 2017

Los signos iniciales del embarazo del bulldog inglés son escasos, especialmente durante los días y las semanas después de la concepción. Sin embargo, ciertos cambios de conducta y actitud podrían revelar si está embarazada, aunque estos signos no son de ninguna manera aplicables a todas las hembras de la raza, ni son garantías de un embarazo.

godrick/iStock/Getty Images

Disminución del apetito

Una hembra de bulldog inglés, aunque hay que reconocer que no todas, experimenta lo que se refiere en términos humanos como náuseas matinales, normalmente durante las primeras semanas del embarazo. Esto puede manifestarse en forma de una disminución del apetito y/o hábitos alimenticios irregulares. Pueden producirse vómitos, aunque esto es raro. El apetito menguante, no plantea ninguna preocupación por el bienestar de los cachorros ya que la futura madre casi siempre compensará su apetito menguante durante las últimas etapas de gestación. La gestación típica dura 63 días.

Fireglo2/iStock/Getty Images

Comportamiento anormal

Te ama, no te ama. Aunque esto puede sonar extraño, la perra embarazada puede mostrar distintos cambios de conducta inmediatamente después de la concepción, como la necesidad de atención y afecto. Dicha dependencia es generalmente típica durante las primeras semanas del embarazo, aunque algunas perras hacen todo lo contrario y se convierten en cada vez más distantes, prefiriendo quedarse solas. Si el perro macho se encuentra en las inmediaciones de la hembra, probablemente sentirá las consecuencias de su rechazo, especialmente si intenta preñarla otra vez.

Ju-Lee/iStock/Getty Images

Crecimiento de los pezones

Los cambios en los pezones son uno de los signos inconfundibles. El área del pezón de la hembra es generalmente pequeña y plana. Por la tercera o cuarta semana de gestación, el pezón de una perra debe mostrar signos de crecimiento conforme se prepara para la producción de leche. El material de la mama que rodea el pezón también se inflama. Se puede alterar ligeramente el color del pezón y mostrar tonos de color rosado o rojizo.

Stephen Bures/iStock/Getty Images