Cómo probar un termostato de secadora

Escrito por ehow contributor | Traducido por natalia navarro
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo probar un termostato de secadora
Un tipo de termostato de secadora.

Cómo probar un termostato de secadora. Las secadoras son resistentes y duraderas, pero no son eternas, y en algún momento tendrás que arreglar los problemas que surgen o comprar una nueva. Me gusta al menos intentarlo y con suerte hacer mis propias reparaciones antes de gastar una gran suma de dinero en una nueva. De modo que, si quieres que extendamos la vida de tu secadora todo lo posible, tendrás que aprender algunas habilidades de reparación. Hoy aprenderemos cómo comprobar el termostato.

Nivel de dificultad:
Moderado

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Destornilladores
  • Multicomprobador
  • Alicates

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    El primer paso que siempre debes llevar a cabo cuando trabajes con electricidad es apagar lo que sea que manipules. En el caso de una secadora, puedes simplemente desenchufar el cable de la pared. Si tiene alimentación directa, tendrás que apagar el disyuntor.

  2. 2

    Un termostato de secadora es un componente complejo del sistema de control. De hecho, es un número de diversos termostatos que controlan la temperatura general. Cuando la secadora se calienta demasiado, tiene un termostato que corta el circuito y permite que se enfríe. Cuando la secadora se enfría hasta cierta temperatura, otro termostato cierra la conexión y vuelve a empezar a calentarse. Algunas veces, un termostato no funciona en absoluto y el resultado será una secadora fría, o puede quedarse encendido sin tener en cuenta la temperatura.

  3. 3

    Los termostatos son componentes pequeños, ovales o con forma de disco, normalmente no más grandes de una pulgada y media (3,7 cm). Tendrán dos cables unidos a ellos y normalmente se pueden encontrar bajo la trampilla para las pelusas, dentro del tubo de ventilación o unidos a la carcasa de soplado.

  4. 4

    Cuando encuentres un termostato, asegúrate de recordar qué cable se conecta a qué terminal. Escríbelo en una libreta o etiqueta los cables con cinta. Esto facilitará juntar todo más tarde. Usa tus alicates para sacar los cables de los postes de terminal. Los conectores simplemente se deslizan hacia fuera, pero asegúrate de agarrar el conector, ¡y no tires de los cables!

  5. 5

    Comprueba los cables en busca de cualquier rotura o signo de corrosión, ya que esa puede ser la razón tras los problemas de la secadora. Si todo parece bien, prueba el termostato.

  6. 6

    Fija tu multicomprobador para leer ohms. En muchos tipos, la fijación también se llama RX1 o X1. A temperatura ambiental, el termostato debería dar una lectura constante de cero, de modo que toca un terminal con una guía y la otra con el otro terminal, y comprueba la pantalla del comprobador. Debería poner cero. Si pone infinito, el termostato está mal. Simplemente desatorníllalo, llévalo a tu taller de reparaciones local y compra un repuesto.

  7. 7

    Cuando llegues a casa con el termostato nuevo, atorníllalo de nuevo en su sitio y vuelve a conectar los cables en su posición correcta. Vuelve a juntar todo y enchufa la secadora.

  8. 8

    Comprueba la secadora encendiéndola. Si el termostato estropeado era el único problema, la secadora debería calentarse, ¡y ahora tendrías que sentirte muy bien por haberte ahorrado unos 400 dólares!

No dejes de ver

Referencias

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles