Probar un termostato de un vehículo sin sacarlo

Escrito por chris stevenson | Traducido por enrique pereira vivas
Probar un termostato de un vehículo sin sacarlo

La mayoría de los termostatos están diseñados para abrirse entre 180 y 195 grados F (82,22 y 90,55 ºC).

Comstock/Comstock/Getty Images

El termostato de un vehículo es una válvula de control que regula el flujo de refrigerante desde el radiador al motor, para promover el calentamiento del motor y mantener una temperatura de funcionamiento constante. Un termostato típico contiene una válvula de émbolo rellena de mercurio que se encuentra dentro de una carcasa, junto con un resorte de retorno. Una vez que una cierta temperatura se alcanza, el mercurio, sensible al calor, abre una válvula de émbolo para permitir el flujo del refrigerante. Un resorte de retorno cierra la válvula cuando el refrigerante se enfría. Un termostato defectuoso puede atascarse en la posición abierta o cerrada, afectando el rendimiento del motor y la temperatura. El propietario de un vehículo puede diagnosticar un termostato defectuoso sin sacarlo del vehículo.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Linterna eléctrica
  • Lápiz o varilla
  • Guantes de plástico
  • Trapos

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Levanta el capó y coloca el vehículo en el engranaje de aparcar o neutral, dependiendo de tu tipo de transmisión. Pon el freno de mano. Observa el indicador de temperatura, mientras que el motor se calienta. Debes ver un aumento gradual de la temperatura dentro de los primeros cinco a 15 minutos de funcionamiento del motor. Si la luz del motor se enciende y la temperatura se aproxima a la zona máxima o de precaución en tu indicador, tienes un problema con un termostato atorado en la posición cerrada. Si la temperatura se eleva muy rápidamente después de la puesta en marcha, y oyes un sonido de rizado o ves una pequeña cantidad de vapor de agua procedente de la parte superior del motor, el termostato se ha quedado atascado en la posición cerrada.

  2. 2

    Retira el tapón del radiador, con el motor en frío. Arranca el motor y mira hacia abajo a través de la abertura de la tapa. Cambia tu posición de observación entre el indicador de temperatura y el flujo en el interior del refrigerante del radiador. Verás que no hay flujo de agua o agitación en el interior del radiador en el motor frío. Tan pronto como el motor alcance la temperatura normal de funcionamiento y se abra el obturador, deberías ver un flujo apreciable o agitación en el interior del radiador, siendo una evidencia de que el termostato se ha abierto para permitir la circulación del radiador al bloque del motor. Un aumento de temperatura más allá de lo normal y una falta de circulación de refrigerante indican que un termostato se ha atascado o está defectuoso.

  3. 3

    Arranca tu vehículo normalmente y observa el indicador de la temperatura durante el calentamiento. Si el indicador de temperatura alcanza rápidamente el punto de tres cuartos o más allá, y luego cae repentinamente, es muy probable que el termostato se atasque un momento antes de abrirse. Esto apunta a la condición de un termostato que comienza a fallar, que se muestra por la apertura esporádica o repentina en lugar de una apertura gradual. Reemplaza el termostato.

  4. 4

    Retira el tapón del radiador y arranca el motor. Observa el nivel superior de refrigerante dentro del radiador. Utiliza una linterna para ver el nivel de una mejor manera. Puedes marcar la altura del nivel del líquido refrigerante con un lápiz o una varilla. Recuerda el nivel. Si el termostato funciona correctamente, habrá un descenso notable en el nivel de refrigerante cuando el termostato se abre después de que se alcance la temperatura de funcionamiento. Si no se produce caída, el termostato está probablemente atascado en la posición cerrada.

  5. 5

    Arranca el motor y deja que se caliente a la temperatura normal de funcionamiento. Coloca la válvula de control del calentador del salpicadero en su ajuste de temperatura máximo, con el ventilador a todo volumen. Mira y espera a que el indicador de temperatura llegue a su rango normal. Siente el calor que sale de las rejillas de ventilación del calentador. La temperatura debe sentirse muy caliente. Si el aire de la calefacción es frío o tibio, y el indicador de temperatura se lee por debajo del rango normal después de 15 minutos, esto indica un termostato atorado en la posición abierta. Esto significa que el flujo de refrigerante se precipita demasiado rápido a través del motor y el radiador. Un termostato atascado en la posición abierta también causará un calentamiento prolongado del motor. Reemplaza el termostato.

  6. 6

    Arranca el motor y deja que alcance la temperatura normal de funcionamiento, de acuerdo con el indicador de temperatura. No dejes que se caliente en exceso. Apaga el motor. Abre el capó. Usa un par de guantes de plástico o un trapo para sentir la temperatura de la manguera superior del radiador. Si la manguera superior del radiador está fría, significa que el termostato está cerrado y no permite la circulación. Siente la manguera de radiador inferior; debe estar más fría que la manguera superior, ya que pasa el refrigerante enfriado de nuevo en el motor. Una manguera que está mucho más caliente que la otra indica un problema en el termostato.

  7. 7

    Estaciona tu vehículo y pon el freno de mano después de un viaje prolongado. Apaga el motor y levanta el capó. Si el medidor tiene una lectura anormalmente caliente, y oyes un sonido o golpeteo proveniente de la parte superior del tanque del radiador, indica que un mecanismo del termostato que está periódicamente abriéndose y cerrándose, lo cual permite una entrada brusca del líquido refrigerante golpee en el interior del tanque del radiador. El sonido también puede parecerse a un fuerte burbujeo o batido. Esto ocurre principalmente después de apagar el motor caliente, o se oye durante un momento prolongado de conducción al parar y acelerar o al ralentí.

Consejos y advertencias

  • Comprueba el estado de las mangueras del radiador para ver si tienen fugas o una hinchazón severa. El calor extremo puede causar que una manguera del radiador se expanda e infle, dañando su fibra interior del núcleo. Cambia siempre cualquier manguera deformada, con fugas o con grietas.
  • Nunca quites la tapa del radiador de un motor caliente, o levantes la válvula de alivio de presión en la tapa del radiador. Esto puede producir quemaduras graves. Espera a que el motor esté ligeramente caliente o frío antes de la inspección.

No dejes de leer...

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media