Probióticos para la cura del reflujo gastroesofágico

Escrito por robin reichert | Traducido por mar bradshaw
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Probióticos para la cura del reflujo gastroesofágico
Los probióticos son bacterias benignas que promueven el balance natural de microorganismos en el tracto digestivo. (bacteria 16 image by chrisharvey from Fotolia.com)

El reflujo gastroesofágico se caracteriza por una producción excesiva de ácidos del estómago. Los ácidos de tu estómago se producen en exceso, y son forzados a través del esófago y hacia tu garganta cuando el esfínter esofágico inferior, una banda muscular en la entrada del estómago, no logra mantenerlos dentro de éste. Los síntomas incluyen producción de moco espeso, irritación de garganta, tos crónica, ronquera y problemas para dormir.

Otras personas están leyendo

Diagnóstico y tratamiento

El RGE no es lo mismo que la acidez, y deberías consultar a tu doctor para diagnosticar el RGE. En la consulta se mirará tu historia clínica, se hará un examen de tu cuello y cabeza, y una observación a tu garganta y a tu cavidad nasal. Tu médico podrá usar un laringoscopio de fibra óptica, que es un dispositivo flexible con un lente con el cual se puede observar tu garganta y tus cuerdas vocales. Tu médico usará este aparato para observar la presencia de irritación en estas zonas. Si tu enfermedad lo justifica y tu RGE es severo, el médico puede pedir una prueba ambulatoria de control del pH cada 24 horas, la cual consiste en insertar un tubo a través de tu nariz y en tu esófago. Este tubo es capaz de monitorear los niveles de ácido en tu esófago así como en tu garganta, y una computadora registra estas lecturas por un período de 24 horas.

Tu médico podrá aconsejarte que bajes de peso y que mejores tu postura si es necesario, ya que estos son dos aspectos que pueden contribuir al desarrollo de los síntomas del RGE. Los cambios en la dieta y la medicación serán esenciales para la reducción de la producción de ácido del estómago. En los casos más severos, podría ser necesaria una cirugía para reparar los problemas relacionados con el reflujo.

Probióticos

El consumo de probióticos como el Lactobacillus acidophilus, el casei gg, el rhamnosus, el Bifidobacterium longum y el Bifidobacterium bifidum, tienen un efecto positivo en tu sistema digestivo. Los probióticos son bacterias benignas que promueven el balance natural de microorganismos en el tracto digestivo reponiendo las bacterias saludables de tu sistema luego de un tratamiento con antibióticos, y mejoran el proceso digestivo dificultando el crecimiento de las bacterias causantes de enfermedades en el estómago e intestino. Los probióticos son un excelente tratamiento natural para la diarrea, el estreñimiento, el crecimiento de especies de Cándida, las afecciones del tracto urinario, las enfermedades inflamatorias del intestino y el reflujo, y promueven el desarrollo de respuestas inmunes más rápidas.

Probióticos y RGE

En el libro "Smart Medicine for Healthier Living: Practical A-Z Reference to Natural and Conventional Treatments for Adults", los autores Janet Zand, Allan N. Spreen y James D. LaValle explican que los probióticos, cuando se consumen, neutralizan los metabolitos tóxicos, e indirectamente ayudan a reequilibrar la acidez de tu tracto digestivo. Los autores afirman que hay probióticos libres de lácteos para individuos que sufren alergia a la leche, por lo tanto el consumo de probióticos puede ser sano para cualquiera. Además, en "Food and Nutrients in Desease Management", Benjamin Kligler y Roberta A. Lee explican que los probióticos deberían consumirse cuando sufres una afección por reflujo para repoblar el tracto intestinal y reequilibrar su flora. Es más, en el libro "Interactive Medicine", Kligler y Lee sostienen que el consumo de probióticos puede ayudar a aliviar las molestias gastrointestinales, el dolor y la hinchazón, y puede regular los movimientos intestinales así como disminuir los problemas de flatulencia.

Consumo

Puedes obtener los probióticos a través de los alimentos que presentan probióticos vivos, como los tomates, la miel, la cebada, las cebollas, el ajo, el trigo y el yogur. Los probióticos también están disponibles en forma de polvo seco, granulados y en cápsulas. El probiótico más común es el Lactobacillus acidophilus; consume 1 a 5 billones de células vivas a diario a través de varias fuentes de comida para rebalancear las bacterias de tu tracto digestivo. También puedes obtener el Lactobacillus acidophilus en cápsulas; toma una cápsula de 100 mg tres veces por día para aliviar los síntomas asociados con el RGE.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles