Problemas ambientales del delta del Mississippi

Escrito por edward mercer | Traducido por mike tazenda
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Problemas ambientales del delta del Mississippi
El Delta del Mississippi tiene numerosos problemas ambientales. (Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)

Mucho antes de las catástrofes ambientales como el huracán Katrina y el derrame de petróleo en el Golfo de México que llegaron a los titulares de los periódicos, el Delta del Río Mississippi había tenido una larga historia de problemas ambientales. Hogar de una rica biodiversidad y de invaluables humedales, el área del delta también contiene puertos envejecidos, muchas refinerías de petróleo y una gran población de residentes pobres con un acceso limitado a servicios básicos y altos niveles de vulnerabilidad ambiental, contradicciones que han caracterizado al frágil ecosistema de esta región por más de un siglo y que complican el futuro ambiental del delta.

Otras personas están leyendo

Sedimentos y pérdida de la línea costera

Como la mayoría de los sistemas tipo delta, los humedales del delta del río Mississippi son mantenidos por un flujo constante de sedimentos que viajan aguas abajo por el río y estabilizan a los ecosistemas costeros. El desarrollo de la costa, desde el drenaje de los humedales para proyectos energéticos hasta la canalización de los cursos de agua para la navegación, ha cambiado o interrumpido estos flujos, causando que los sedimentos del río simplemente fluyan hacia el Golfo de México en lugar de ser depositados en el delta para proteger la línea costera. El resultado ha sido una enorme pérdida de humedales costeros. De hecho, los científicos estiman que cada 48 minutos, un trozo de humedal del tamaño de una cancha de fútbol desaparece en las aguas del Golfo de México.

Pérdida de hábitat y de biodiversidad

La pérdida de la línea costera del delta también representa una pérdida significativa del hábitat costero y de su biodiversidad. La penetración del agua salada en los sistemas de agua dulce, causada por la desestabilización de las barreras costeras, es tóxica para muchas de las formas de vida vegetal y animal del área. De forma similar, la falta de nuevos sedimentos reduce drásticamente la salud y la resiliencia de los bosques y humedales costeros, privándolos de agua y nutrientes. El Delta del Mississippi es el hogar de una rica variedad de plantas y animales, desde varias especies de aves migratorias hasta los amenazados cachalotes en sus aguas profundas, todas especies en peligro por estos cambios y las pérdidas de sus hábitats.

Contaminación química y "Cancer Alley"

"Cancer Alley" ("el callejón del cáncer") es un desafortunado nombre brindado al área sobre el río Mississippi, entre Baton Rouge y Nueva Orleans, en la que más de 100 empresas químicas y energéticas tienen sus plantas de procesamiento, y la tasa de incidencia del cáncer está muy por encima del promedio nacional, probablemente a causa de los químicos peligrosos relacionados con la producción y las refinerías. El área, predominantemente habitada por comunidades pobres y minorías, tiene solo unos pocos establecimientos médicos con infraestructura limitada. Aunque el callejón del cáncer es un ejemplo extremo de la contaminación química del área, no se trata de algo excepcional. Buena parte del delta del Mississippi tiene altas tasas de contaminación química, imponiendo serias amenazas a la vida silvestre y la salud pública.

Cambio climático y vulnerabilidad

Los humedales costeros y las islas de barreras, además de albergar una rica biodiversidad, actúan como barreras físicas contra las tormentas costeras y los cambios en el nivel del mar. Los sistemas tipo delta también absorben grandes cantidades de agua, actuando como esponjas naturales para reducir la frecuencia, duración e intensidad de las inundaciones. La mayoría de los científicos coinciden en que el calentamiento global puede elevar el nivel del mar y producir tormentas más fuertes y frecuentes en el área, lo cual sumado al deterioro de la costa del Delta del Río Mississippi podría provocar cambios catastróficos en la región, aumentando el ritmo de ingreso del agua salada y la pérdida de humedales, y dejando a una población ya castigada en una situación más vulnerable ante el clima.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles