Hobbies

Problemas del Chevrolet S10

Escrito por eli laurens | Traducido por daniel cardona
Problemas del Chevrolet S10

La serie S10 de camionetas Chevrolet fue fabricada entre 1982 y 2003.

chevrolet image by Eduard Shelesnjak from Fotolia.com

La serie S10 de camionetas Chevrolet fue fabricada entre 1982 y 2003, y contó con la S-15, la GNC Jimmy y variantes de la Blazer. Varias opciones de motores se utilizaron: 2,2 y 2,5 litros de cuatro cilindros para los motores de gasolina; 2,8 y 4,3 litros para motores V-6 y un diesel temprano. Los modelos más recientes incluyen ordenadores de diagnóstico a bordo. A medida que el diseño fue mejorado, fue más fácil mantener y solucionar problemas con los sensores adicionales de la computadora, y una migración de componentes electrónicos en lugar de los mecánicos. Los defectos y fallas de diseño se redujeron en el final de la fabricación del vehículo, y la reparación del S10 se ha simplificado con respecto a los modelos comparables.

Motores

Los primeros años del modelo S10 se centraron en la creación de la competencia para los camiones pequeños de Asia, y su economía y fiabilidad. El S10 se ofrece con una pesada plancha de lanzamiento 2.5 litros con cuatro cilindros, un motor diesel y un 2.8 V-6 de las divisiones de automóviles de General Motors. Todos eran lamentablemente de poca potencia, y el V-6 era conocido por ser poco fiable como un motor de camión. Los problemas con el V-6 fueron relacionadas con las fallas del cabezal por el calor, problemas del carburador y del par motor controlado por computadora y un par bajo. El motor de 2,8 litros fue reemplazado con la versión de 4,3 litros, que resultó ser una planta de potencia más robusta que era ideal para aplicaciones en camiones de par bajo. El 4,3 evolucionó hasta que fue la elección única de motor disponible para el Jimmy y variantes de la Blazer S10. Este V-6 tuvo su cuota de problemas, incluyendo un defecto de diseño que causaba un "galope" en ralentí. El modelo de 2.2 litros de cuatro cilindros fue el reemplazo de los viejos motores "Iron Duke" de de 2,5 litros, el cual fue tomado de nuevo de aplicaciones para vehículos de pasajeros.

Frenos

El sistema de frenado del S10 fue originalmente de disco delantero, con frenos traseros de tambor, que cambió para el año modelo 1998 y se implementaron los frenos de disco en las cuatro ruedas. La adición del anti-bloqueo del frenado en 1992 añade a la complejidad de los frenos de la S10. Los reclamos del nuevos sistema ABS recientemente desarrollado plagaron los sistemas de frenado para toda la línea S10, y los problemas con el freno de estacionamiento trasero que se incorporó en el diseño de los frenos de disco eran comunes. El diseño del cilindro hidráulico maestro no había cambiado mucho durante la producción, y los problemas son raros. Otros problemas con los frenos del S10 generalmente son causados ​​por los materiales utilizados para las piezas de repuesto, y las pastillas de cerámica son conocidas por ser mejores en estos camiones que las pastillas semi-metálicas.

Interior

Los problemas con la construcción del interior desarrollado con la introducción de la segunda generación del S10s en 1993. En los modelos de primera generación, los materiales interiores del tablero y panel fueron de mayor calidad y se aseguraban con soportes más sólidos; los paneles sueltos y plásticos de la segunda generación a menudo chillaban y traqueteaban; a diferencia de las técnicas usadas para los modelos anteriores. Estos cambios en el interior fueron impulsados ​​por una necesidad de generar costos de producción más bajos, y una nueva plataforma para el tablero de instrumentos de los productos de General Motors. El cierre del centro de producción de GM en Nueva Jersey después de la introducción de la segunda generación también obligó a fabricar la mayor parte de piezas en Canadá, donde se fabricaron las nuevas partes interiores.

Suspensión frontal independiente

El S10 utiliza una suspensión delantera independiente para los modelos de tracción en las cuatro ruedas, que era una compensación por el pequeño tamaño de estos camiones. El IFS se hizo común después del lanzamiento de la S10, especialmente en los SUV. Las juntas de dos ejes y velocidad constante son más delicadas que sus contrapartes sólidas, y pueden ocurrir problemas con un mantenimiento deficiente de las botas por fugas de líquidos. Esto puede secar la articulación, y desgastar los cojinetes internos rápidamente.

Mercado de accesorios

Aunque las piezas disponibles para los camiones de la primera generación eran comunes, el diseño de la segunda generación sufrió de problemas de calidad de piezas de repuesto y de la falta de apoyo al Jimmy y del mercado de accesorios para partes de las Blazer. Los problemas con las piezas defectuosas estaban con las bombas de combustible, con los sensores de diagnóstico a bordo y con las juntas de admisión múltiple, que no fueron fabricadas según las especificaciones de fábrica. El uso de piezas de calidad para el reemplazo se convirtió en un problema, sobre todo después de que el modelo fue descontinuado en el 2003 a favor de la camioneta totalmente nueva llamada Colorado.

Más galerías de fotos

comentarios

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media