Problemas del turbo de diésel

Escrito por richard rowe | Traducido por cesar daniel gonzález ménez
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Problemas del turbo de diésel
Un motor de diésel. (Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)

Los motores de diésel han pasado más de un siglo ganándose su reputación de gran torsión, una gran fiabilidad, buena economía de combustible y versatilidad. Sin embargo, incluso el mejor de ellos puede dañarse como consecuencia de su edad, falta de mantenimiento o modificaciones mal realizadas. Hay algunos signos reveladores que todos los motores diésel muestran cuando existen ciertos problemas.

Otras personas están leyendo

Humo a bajas revoluciones por minuto (RPM)

Este es un problema que afecta a muchos motores diésel, especialmente aquellos que pasan mucho tiempo de inactividad, como los camiones de carga. Este humo es generalmente debido a fugas de aceite en el cilindro como resultado de los cojinetes de turbo gastados o sellos de guía de válvula desgastados. La temperatura de combustión del diésel es generalmente lo suficientemente alta, durante la conducción, para vaporizar o encubrir completamente la fuga de aceite; pero la baja temperatura de los cilindros de un motor al ralentí hace que el humo sea visible.

Humo blanco

El humo blanco es en realidad una nube de diésel vaporizado y una gran cantidad de éste, por lo general, es una señal de que no hay suficiente calor para quemar el combustible. Si el problema es una o más bujías sucias o que no funcionan, el humo por lo general desaparece después de que el motor se calienta y comienza a mantener su propia combustión sin ellos. El humo blanco continuo es señal de que los inyectores de combustible están sucios, o que la sincronización de la inyección ha sido sobreavanzada.

Humo negro

Considera al humo negro como la segunda etapa del humo blanco. Siempre es un signo de una alta relación de aire y combustible (el exceso de combustible). Ésto puede tener diversas causas, incluyendo inyectores con fugas, obstrucciones del filtro de aire, un mal funcionamiento del tubo, un tubo de admisión colapsado, un tubos de escape restringido o un mal de reprogramación. Se puede esperar cierta cantidad de humo negro cuando el motor ha sido modificado y se inyecta el combustible adicional, pero el exceso de humo negro indica un alta temperatura del escape de gas, lo que puede dañar el turbo y el motor.

Pudrición del combustible

El diésel es una forma bastante refinada del petróleo y nunca hay que olvidar que que el petróleo fue, en algún momento, un animal podrido. Por extraño que parezca, no se necesita mucho para continuar con el proceso de biodegradación del combustible, por lo que las limpiezas frecuentes de los tanques son vitales. El combustible diésel biodegradado comenzará como una especie de película viscosa en las paredes de los tanques, lo que eventualmente formará grumos sólidos en el combustible. El combustible diésel degradado también sirve como un medio de cultivo excelente para las bacterias, mohos, levaduras y hongos: todos contribuyen a los contaminantes y hacen que el combustible tome una textura parecida al queso cottage rancio.

Estas masas obstruyen los filtros y los inyectores, y causarán la pérdida de potencia y humo en exceso. Otros signos de combustible de mala calidad son inyectores corroídos y picados, una película viscosa en el filtro de combustible y un hedor nocivo que se asemeja a huevos podridos y a animales putrefactos.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles