Problemas al digerir comidas grasosas

Escrito por martin hughes | Traducido por guido grimann
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Problemas al digerir comidas grasosas
Numerosos problemas de salud están asociados con un impedimento en la digestión de grasas. (Vicky Kasala/Lifesize/Getty Images)

Numerosos problemas de salud están asociados con un impedimento en la digestión de grasas. Según dice el Instituto Nacional de la Diabetes y Enfermedades Digestivas y del Riñón o NIDDK (por sus siglas en inglés), las moléculas de grasa son una rica fuente de energía para tu cuerpo. Muchos de tus órganos participan en la digestión de las comidas grasosas. En la mayoría de los casos, se digieren con facilidad. De cualquier modo, algunas enfermedades pueden imposibilitar la capacidad de tu cuerpo de romper las grasas, causando complicaciones de salud que varían desde las leves hasta las severas.

Otras personas están leyendo

Gastroparesia

La gastroparesia es un problema médico que puede afectar la capacidad del cuerpo para digerir los alimentos grasos. De acuerdo con el Colegio Estadounidense de Gastroenterología, o ACG, la gastroparesia es un trastorno digestivo que afecta la capacidad del estómago para vaciar su contenido. El término gastroparesia significa literalmente parálisis estomacal. Cuando la tienes, el estómago no puede contraerse normalmente, lo que significa que no puede aplastar los alimentos o empujar el alimento parcialmente digerido hacia el intestino delgado. Con la gastroparesia, la digestión normal —incluyendo la digestión de alimentos grasos— no puede ocurrir. Los signos y síntomas asociados con esta enfermedad son distensión abdominal, la sensación de estar lleno al comer, ardor estomacal, dolor abdominal superior, náuseas y vómitos y pérdida no intencional de peso. La ACG destaca que la ingesta de alimentos sólidos, alimentos altos en fibras y alimentos grasos puede suscitar los síntomas.

La ACG destaca que la ingesta de alimentos sólidos, alimentos altos en fibras y alimentos grasos puede suscitar los síntomas.
La ACG destaca que la ingesta de alimentos sólidos, alimentos altos en fibras y alimentos grasos puede suscitar los síntomas. (p fat image by Sergio Hayashi from Fotolia.com)

Cálculos biliares

Los cálculos biliares pueden provocar problemas en la digestión de alimentos grasos. Algunas investigaciones afirman que los cálculos biliares son masas endurecidas de fluido digestivo que aparecen en la vesícula biliar, un órgano pequeño con forma de pera ubicado en el cuadrante superior derecho del abdomen, justo debajo del hígado. La vesícula almacena la bilis, un líquido digestivo que se libera en el intestino delgado. Algunos factores de riesgo pueden aumentar la probabilidad de tener cálculos biliares o de provocar dolor debido a la inflamación de la vesícula biliar, entre los cuales se incluyen las dietas altas en grasas y bajas en fibras, la obesidad o el sobrepeso, los embarazos, ser mujer y tener más de 60 años. Los signos y síntomas asociados con la intensificación de los cálculos biliares incluyen dolor repentino en el cuadrante superior derecho abdominal, dolor de espalda entre los omóplatos, dolor en el hombro derecho, ictericia y fiebre alta con escalofríos.

Problemas al digerir comidas grasosas
Los cálculos biliares pueden provocar problemas en la digestión de alimentos grasos. (Manciata di pillole image by cxvalentina from Fotolia.com)

Pancreatitis crónica

La pancreatitis crónica es un problema de salud asociado con el deterioro de la capacidad de digestión de grasas. De acuerdo con el sitio web de Manuales Merck, la pancreatitis crónica es una inflamación de larga data del páncreas que lleva a la degeneración irreversible de su estructura y función. En la mayoría de los casos no hay una causa clara que la provoque, aunque el abuso del alcohol, la genética, el hiperparatiroidismo o una obstrucción del conducto pancreático por cálculos biliares o cáncer puede colaborar. Al tener pancreatitis crónica, la capacidad para digerir alimentos, incluyendo los alimentos grasos, se ha deteriorado. La mala digestión, afirma el NIDDK, conduce a la desnutrición debido a la excreción de grasa en las heces. Los signos y síntomas asociados con la pancreatitis crónica incluyen dolor abdominal, náuseas, vómitos, pérdida de peso, diarrea y heces aceitosas. De acuerdo con el NIDDK, la pancreatitis crónica relacionada con la pérdida de peso ocurre cuando el cuerpo no segrega suficientes enzimas pancreáticas para digerir los alimentos.

Problemas al digerir comidas grasosas
La pancreatitis crónica es un problema de salud asociado con el deterioro de la digestión de las grasas. (phonendoscope image by Yuri Bizgaimer from Fotolia.com)

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles