Problemas de los pies asociados con el calzado de seguridad

Escrito por tony oldhand | Traducido por ana pérez
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Problemas de los pies asociados con el calzado de seguridad
Las botas de trabajo deben calzar correctamente. (work boots image by palms from Fotolia.com)

Al finalizar un día de mucho trabajo, tus pies no deberían estar ampollados, irritados ni doloridos. Tampoco deberían dolerte los dedos. Estos problemas se producen debido a que el calzado de seguridad no se adapta bien al pie. Si comprendes las diferencias entre un calzado que se adapta bien y uno que no lo hace, podrás trabajar con comodidad durante todo el día.

Otras personas están leyendo

Tamaño adecuado

El viejo proverbio del idioma inglés que dice "si el zapato te calza bien, úsalo" es aplicable. La primera premisa es que debes pedirle a un profesional que mida tus pies con un medidor de calzado. Debe medir tanto la longitud como el ancho. La longitud se mide en talles medios, como 8, 8 1/2, 9, 9 1/2, 10, hasta llegar al talle 15. Las longitudes mayores a 15 suelen hacerse a medida. El ancho también es importante. La escala de ancho es A, B, C, D, E, EE, EEE del tamaño más angosto hasta el más ancho. Los zapatos de un ancho mayor que el EEE se suelen hacer a medida. Si intentas adivinar cuál es el talle de tu calzado, tus zapatos de seguridad no te calzarán correctamente, y esto producirá muchos problemas, tanto si son demasiado pequeños, como si son demasiado grandes. Ten en cuenta que los pies de la mayoría de las personas no son del mismo tamaño, por eso ambos deben medirse para elegir el tamaño más grande. Los zapatos se harán de acuerdo con las especificaciones del pie que tiene el mayor tamaño.

Irritación

El calzado de seguridad suele tener una punta y placas de metal en el área del empeine. Estos zapatos, por naturaleza, no son flexibles. Si el zapato no es del tamaño correcto, las placas de metal y de los dedos comenzarán a lastimar los pies, lo cual los irritará. Esto es muy incómodo, hasta el punto en que no podrás mantenerte de pie.

Zapatos demasiado ajustados

Los especialistas de los pies de la Universidad de Rochester afirman que los zapatos demasiado ajustados producen neuromas, durezas, callos, ampollas y dedos martillo. Esto debilita a las personas que trabajan de pie. Los especialistas recomiendan un zapato que te permita mover los dedos. No pienses que los zapatos se "estirarán" cuando los uses ya que las puntas de metal impedirán que ello suceda. Compra zapatos nuevos que te permitan mover los dedos.

Zapatos demasiado flojos

Quizás tengas pies anchos y compres zapatos que son demasiado largos para compensar. Esto es un error. Si tus pies bailan dentro de los zapatos duros, el roce constante los irritará. La única manera de corregir esto temporalmente es colocar un relleno suave en el área del talón o en las plantillas. Sin embargo, la única solución correcta es comprar zapatos de trabajo que te calcen bien desde el primer momento.

Piernas doloridas

Por naturaleza, el calzado de seguridad es más pesado que el calzado común, debido al peso del metal y a los materiales más gruesos que se utilizan para su confección. Desafortunadamente, esto debe ser así. Cuando los uses por primera vez, tus piernas estarán doloridas al finalizar el día debido al peso adicional. Debes fortalecer tus piernas ejercitándolas y con el tiempo irá disminuyendo el dolor.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles