Procedimiento correcto para herrar un caballo

Escrito por tami parrington | Traducido por pablo andrizzi
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Procedimiento correcto para herrar un caballo
Sin una pisada segura, tu caballo no solo será inutilizable, sino que puede herirse mortalmente.

El viejo dicho "sin pezuña no hay caballo" es tan apropiado hoy como lo era hace 200 años. Sin una pisada segura, tu caballo no solo será inutilizable, sino que puede herirse mortalmente. Un caballo que no puede pararse es un caballo cuya vida está en peligro. El herraje correcto de un caballo es la base de una pezuña de caballo saludable.

Otras personas están leyendo

Ángulos

Un aspecto importante del procedimiento correcto de herraje es recortar la pezuña en los ángulos correctos. Las patas delanteras deben estar a un ángulo de aproximadamente 45 grados del suelo, y las pezuñas traseras deben encontrarse con el suelo en un ángulo de 50 grados. El largo de las pezuñas traseras y delanteras debe ser el mismo.

Descalzo o herrado

Uno de los argumentos favoritos entre los criadores de caballos es acerca de los beneficios relativos de los caballos descalzos contra los herrados. Hay pocos beneficios de una pezuña herrada en la mayoría de las circunstancias. Una pezuña saludable puede soportar los rigores de la mayoría de las cabalgatas por placer. Sin embargo, los caballos en deportes de alto rendimiento como salto se beneficiarán de la protección amortiguadora que las herraduras pueden ofrecer. En cualquier caso, las herraduras deben ser del tamaño apropiado y cambiadas con frecuencia para evitar la constricción de una pezuña en crecimiento.

Ritmo

Marca tu calendario para asegurarte que las pezuñas no crezcan de más y que los tejidos internos de la pezuña se mantengan saludables. Tu caballo debe ver a su herrador al menos cada ocho semanas. Entre esos momentos, puedes mantener la salud de sus patas durante el cuidado diario limpiando la pezuña minuciosamente y, si es necesario, aplicando una pomada para acondicionar las pezuñas.

Encontrando problemas

Mira el movimiento de tu caballo. Haz que camine lejos de ti y luego que vuelva para ver si sus patas aterrizan de manera correcta en el suelo con cada paso. Ninguna de las pezuñas debe golpear a otra o a otra pierna mientras camina. Revisa el tamaño de las herraduras. Levanta el pie de tu caballo y mira que la pared de la pezuña esté alineada con la cubierta metálica de la herradura.

Vigila si el caballo tiene dolor las primeras 24 o 48 horas luego de herrarlo. Cualquier sensibilidad en las pezuñas debe ser sospechada. De ser necesario, quita las herraduras de los pies doloridos para prevenir que esté más lastimado o adolorido. Busca cambios repentinos en sus habilidades. Si tu caballo normalmente ágil y balanceado comienza a tropezarse de repente, puedes sospechar de un herraje defectuoso.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles