Productos antimicrobianos para matar la cándida

Escrito por aironius french | Traducido por karen angelica malagon espinosa
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Productos antimicrobianos para matar la cándida
Existen numerosos agentes antimicrobianos que pueden matar las especie de cándida, incluyendo productos naturales. (spa products image by Gina Smith from Fotolia.com)

La cándida es un grupo de más de 150 especies de levaduras, aunque solo alrededor de cinco causan daño en las personas. La especie más común y que causa infecciones en los humanos es la Candida albicans. Las infecciones por cándida se pueden localizar en la boca, los genitales, los intestinos y la piel, o propagarse por todo el cuerpo hasta que se vuelven sistémicas. Existen numerosos agentes antimicrobianos que pueden matar las especie de cándida, incluyendo medicamentos recetados, de venta libre y remedios naturales.

Otras personas están leyendo

Triazoles

Los triazoles son un grupo de drogas antifúngicas consideradas fungistáticos, lo que significa que inhiben el desarrollo de los hongos afectando su capacidad para construir paredes celulares. Los triazoles incluyen las drogas de marcas comerciales como Diflucan, Sporanox y Vfend y las drogas genéricas fluconazol, itraconazol y voriconazol, según lo afirma la página web FungusFocus.com.

Los triazoles suelen ser menos tóxicos que otros antimicrobianos. El Fluconazol es muy efectivo contra las especies de la cándida y generalmente es el medicamento que se utiliza en la candidiasis sistémica. El voriconazol es una droga más reciente que se usa para las cepas de levadura resistentes al fluconazol. El itraconazol se usa mucho para infecciones fúngicas en las uñas.

Imidazoles

Los imidazoles son otro grupo de medicamentos antifúngicos fungistáticos, pero en ocasiones también son fungicidas, lo que significa que matan los hongos de forma directa haciendo orificios en sus paredes celulares. Según FungusFocus, los imidazoles incluyen la marca comercial Nizoral, y las drogas genéricas ketoconazol, clotrimazol y miconazol.

El ketoconazol se usaba mucho para matar las especies de cándida pero, debido a su toxicidad para el hígado, actualmente se utiliza mucho menos que antes. El clotrimazol es un fungicida que de venta libre que a menudo se usa en cremas tópicas, ungüentos y píldoras. La píldora es efectiva contra la candidiasis bucal o "candidiasis oral".

Polienos

Los polienos, que son un grupo antifúngico exclusivamente fungicida, incluyen los medicamentos Anfotericina-B y nistatina. La Anfotericina-B es muy efectiva contra muchas especies de la cándida y se ha usado por muchos años, pero es el fungicida más tóxico para el hígado y debe administrarse de forma intravenosa, ya que no se absorbe de forma gastrointestinal. La Anfotericina-B a menudo se administra a los pacientes con fluconazol. La nistatina se encuentra en las marcas comerciales Micostatina y Nilstat, que son enjuagues bucales y píldoras para combatir la candidiasis oral.

Cancidas

Canciodas es una droga nueva que contiene caspofungina, que es un fungicida contra la cándida, y parece ser más efectiva y menos tóxica que la Anfotericina-B y el voriconazol. La caspofungina es un inhibidor de la síntesis de glucano, que mata levaduras, hongos y algunos mohos sin destruir las paredes celulares, de acuerdo con el artículo "Fungal Infection: Diagnosis and Management" ("Infecciones fúngicas: diagnóstico y tratamiento").

Antimicrobianos naturales

Algunas personas con infecciones por cándida quieren evitar la intoxicación del hígado y otros efectos secundarios que causan los antimicrobianos sintéticos, por lo que recurren a la madre naturaleza. Por fortuna, existen muchos antimicrobianos naturales que matan las especies de levadura cándida. Quizá el más conocido y económico sea el ajo crudo, que contiene alicina, un químico que se ha comprobado que mata los hongos, los virus y bacterias, de acuerdo con "Chronic Candidiasis".

El aceite de coco es otro antimicrobiano popular que contiene ácidos grasos fungicidas. El aceite de orégano contiene carvacrol y timol, ambos fungicidas. Se dice que el extracto de la semilla de pomelo es un potente antimicrobiano, en especial para las especies de cándida.

El extracto de las hojas de olivo contiene oleuropeína, un potente fungistático. También se puede combinar con vitamina C para lograr mejores efectos sinérgicos. Por último, el sello de oro y los clavos de olor frescos son hierbas que se usan con fines médicos y tiene supuestas propiedades antifúngicas.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles