Programas de ejercicios para la fractura de la meseta tibial

Escrito por linda ray Google | Traducido por xochitl gutierrez cervantes
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Programas de ejercicios para la fractura de la meseta tibial
Tienes que empezar a hacer ejercicio inmediatamente después de una fractura en la meseta tibial. (Photodisc/Photodisc/Getty Images)

La superficie superior de la espinilla se llama meseta tibial. Desempeña un papel importante en el apoyo de la rodilla y el fémur. Las fracturas en la meseta tibial son comunes en los deportes que implican un alto riesgo repentino, caer duro en el esquí, en los deportes acuáticos y durante los paseos a caballo. Para avanzar en la curación efectiva se requieren ejercicios de rehabilitación que deben comenzar inmediatamente después de la cirugía para que la fractura se repare. Sin embargo, habla con tu médico antes de comenzar cualquier rutina de ejercicios.

Otras personas están leyendo

Rango de movimiento en los ejercicios

Después de la cirugía, descansa cuatro días y empieza una rutina de ejercicios con rango de movimiento para mantener la rodilla flexible y móvil, según indica la Clínica Ortopédica de Rosenberg Cooley Metcalf. Con tu pierna envuelta en una carcasa protectora, suelta las abrazaderas que sujetan el soporte y comienza una serie de ejercicios de movimiento. Siéntate en la cama o en un sofá, flexiona la rodilla de manera que el pie quede plano sobre la superficie y desliza el talón hacia tu cuerpo. Al moverlo procura llevarlo de adelante hacia atrás en dirección de tu cuerpo. Repite esto lentamente, por lo menos, 10 veces tres veces al día para evitar que tu pierna se inmovilice.

Levantar las piernas

Lo más probable es que no puedas poner peso sobre tu pierna lesionada de seis a ocho semanas, así que debes practicar con muletas para levantarte y continuar con los ejercicios de fortalecimiento. Debes fortalecer los músculos que rodean la rodilla para apoyar la pierna una vez que comiences a caminar de nuevo. Párate detrás de una silla firme y quita el peso de la meseta tibial lesionada. Levanta la pierna lesionada tan alto como puedas y bájala de nuevo. Repite este ejercicio de 10 a 20 veces todos los días.

Levantar la pierna hacia atrás

Para trabajar la parte posterior de las piernas, camina con muletas hasta la cama y acuéstate boca abajo. Con los brazos abiertos en los costados, levanta la pierna lesionada tan alto como puedas y bájala de nuevo. Repite este ejercicio 10 veces y luego realízalo con la otra pierna para mantener la fuerza equilibrada. Mantén la abrazadera puesta mientras realizas el ejercicio para mantener la estabilidad en la fractura y la articulación de la rodilla. Mientras debas deslizar tu rodilla, debes cuidar de no torcerla al momento de realizar otros ejercicios.

Isométricos

Los ejercicios isométricos son los que aíslan un grupo muscular al momento de contraerlos y construir fuerza. A medida que continúas ganando fuerza, debes seguir con ejercicios isométricos en los muslos y glúteos. Quédate quieto y aprieta los músculos en la parte superior del muslo y luego suelta. Haz el ejercicio 10 veces y después realízalo con la otra pierna. Cuando estés sentado o acostado, aprieta los glúteos y mantenlos así durante un conteo de cinco a 10; luego suelta y repite el ejercicio durante todo el día.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles