¿Qué tan pronto puedes ir a acostarte luego de comer?

Escrito por angela brady | Traducido por maximiliano magnano
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
¿Qué tan pronto puedes ir a acostarte luego de comer?
Un bocadillo a medianoche puede ser útil en algunas situaciones. (Jupiterimages/Creatas/Getty Images)

El período entre la cena y la hora de acostarse es una zona peligrosa para muchos. Es el momento del día que tienes para relajarte y mucha gente come su bocadillo favorito para disfrutar aun más el simple hecho de no hacer nada. Probablemente hayas leído en algún lado que comer demasiado cerca de la hora de acostarse es malo para ti, pero esto no necesariamente es cierto (dependiendo de qué consideres malo para ti). En la mayoría de los casos, es la cantidad o la calidad de la comida lo que importa más que el momento en el que la comes, pero en algunos casos, el momento importa.

Otras personas están leyendo

Adquisición de peso

El mayor mito alrededor de los bocadillos nocturnos es que comer muy cerca de acostarse hace que aumentes de peso. Esto no es cierto. Comer más calorías de las que quemas hace que adquieras peso, sin importar si las comes temprano o tarde. Por supuesto, mucha gente que come ante de acostarse escoge alimentos altos en calorías como helado o papas fritas, pero es el contenido calórico de estas comidas, no el momento en que se las come, lo que causa el aumento de peso. Siempre que tu consumo diario de calorías esté bien para tu tamaño, edad y nivel de actividad, puedes ir a la cama inmediatamente luego de comer sin aumentar de peso. Sin embargo, esto no equivale a decir que comer tarde por la noche no causa ningún problema.

Interrupción del sueño

Si te cuesta dormirte o mantenerte dormido, presta atención a tus hábitos alimenticios antes de buscar las pastillas para dormir. Si tu última comida fue hace horas, los ataques de hambre pueden mantenerte despierto. En este caso, un trozo de fruta u otro bocadillo pequeño de bajas calorías ante de la cama puede ayudarte a dormir mejor. Por otro lado, ir a dormir inmediatamente luego de una gran comida puede interrumpir el sueño (la sensación de estar lleno puede impedir que te duermas y los problemas digestivos pueden despertarte más tarde en la noche). El tiempo necesario entre la comida y la cama varía entre los individuos y también depende de la comida. Los bocadillos pequeños de rápida digestión como las frutas o las galletas pueden comerse cerca de la hora de acostarse, mientras que una cena pesada y grasosa como una hamburguesa con queso y papas fritas debe ser comida al menos tres horas antes.

Diabetes

Los diabéticos pueden encontrarse a sí mismos en el límite ante los bocadillos antes de ir a la cama. Comer algo incorrecto demasiado cerca de la hora de dormir puede llevar a un alto nivel de azúcar por la mañana, pero no comer nada antes de la cama puede llevar a una hipoglucemia en la mañana. Si te sientes muy hambriento en las horas entre la cena y la cama, la endocrinóloga de Mayo Clinic, Maria Collazo-Clavell, recomienda comer un bocadillo bajo en calorías y sin azúcar, como gelatina o zanahorias bebé. Si simplemente sientes ganas de comer algo, mastica goma de mascar libre de azúcar o chupa un caramelo duro sin azúcar. Estas opciones son sabrosas a la vez que satisfacen tus antojos sin tener un impacto notorio sobre tu cuerpo. Si comes tarde por la noche para evitar tener bajo nivel de azúcar en la mañana, habla con tu doctor para ajustar tu medicación y evitar esta situación.

Reflujo ácido

El reflujo ácido es una condición que impone una restricción definida al horario de las comidas nocturnas. La American Academy of Otolaryngology recomienda evitar alimentos en las tres horas antes de ir a la cama para permitir que la digestión se active antes de que te acuestes. El reflujo ácido ocurre cuando el esfínter en el extremo inferior del esófago no se estrecha lo suficiente, dejando que los ácidos estomacales suban (experimentas este proceso a través de la acidez). Sentarse utiliza la gravedad para ayudar a mantener el ácido en su lugar, pero acostarse a dormir deja que éste fluya sin problemas, empeorando los síntomas. Dejando que este lapso de tres horas entre la comida y la cama, le das tiempo a tu estómago para que haga su labor y luego se relaje. Al momento en que te reclines por la noche, la mayoría de la actividad ácida debería haberse acabado y deberías experimentar menos síntomas. Dormir con tu cabeza un poco elevada también ayuda a forzar al ácido a luchar contra la gravedad mientras duermes.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles