Cómo hacer tu propia limpieza de oído

Escrito por megan smith
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo hacer tu propia limpieza de oído

Según un viejo dicho: nunca introduzcas en tu oído algo más pequeño que tu codo. Los médicos aún apoyan esto. La única excepción a la regla son los goteros o destaponadores que se usan para lavar los oídos y remover tapones o excesos de cera. Si estás teniendo problemas para escuchar o sientes una picazón o dolor en esa zona, puede que quieras realizar tu propia limpieza antes de llamar a un doctor. Esto te ayudará a disolver toxinas y curar tu oído en forma natural.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Un contenedor plástico algo más grande que una taza Media taza de agua oxigenada Media taza de agua corriente Un gotero o destaponador

Lista completaMinimizar

Instrucciones

    Cómo hacer tu propia limpieza de oído

  1. 1

    Vierte media taza de agua oxigenada en el contenedor pequeño de plástico. Puedes adquirirla en la farmacia o a través de Internet (ver Recursos).

  2. 2

    Vierte media taza de agua corriente tibia en el contenedor de plástico. El agua debe estar tibia, no caliente o podrías quemarte, pero tampoco debe estar fría. Si el agua está demasiado caliente, podría causarte mareos o un desmayo.

  3. 3

    Revuelve cuidadosamente lo vertido dentro del contenedor para que se mezcle. Puede que escuches un sonido similar a un crujido; esto es por la explosión de las burbujas de hidrógeno.

  4. 4

    Utilizando un gotero o un destaponador, empuja o presiona el émbolo para cargar la mezcla de limpieza.

  5. 5

    Inclina la cabeza hacia tu hombro del lado del oído sano. Coloca el gotero o destaponador dentro del oído a limpiar. Presiona el émbolo con fuerza hasta que salga el líquido. Mantén esa posición por aproximadamente 5 minutos; luego saca el líquido de tu oído y viértelo en el lavabo.

  6. 6

    Continúa usando la mezcla de limpieza como lo has hecho en los pasos cuatro y cinco hasta que aquella se acabe o hasta que la presión en tus oídos se haya aliviado. Cada vez que quieras enjuagarlos, realiza una mezcla de limpieza nueva, ya que el agua reducirá la potencia del peróxido (agua oxigenada) con el tiempo.

Consejos y advertencias

  • Puede que sientas hormigueos o palpitaciones mientras estés haciendo la limpieza de tu oído.
  • Si sigues sintiendo que tu oído está tapado aún después de la limpieza, consulta a un médico.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles