Protocolo de rehabilitación luego de una operación de Kidner

Escrito por lynda lanford | Traducido por mariana palma
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Protocolo de rehabilitación luego de una operación de Kidner
La operación de Kidner se realiza para solucionar el problema causado por el hueso escafoides accesorio. (Jade Brookbank/Digital Vision/Getty Images)

La operación de Kidner es una cirugía que se hace en el hueso escafoides accesorio. El escafoides está ubicado en el arco del pie y está unido al tendón tibial posterior. Esta arquitectura ayuda a sostener el arco. Un escafoides accesorio es un hueso extra ubicado en el empeine, y causa lo que se conoce como pie plano. Cuando este hueso está presente, el escafoides y el escafoides accesorio se fusionan, y provocan dolor. La corrección quirúrgica se realiza sólo si los tratamientos no quirúrgicos fallan, y los protocolos de rehabilitación son prescriptos por el cirujano.

Otras personas están leyendo

Síntomas y diagnóstico

El principal síntoma asociado al escafoides accesorio es el dolor en el empeine, que puede ser agravado al caminar. Si este hueso causa dolor, esto ocurrirá generalmente durante la adolescencia. Si no lo hace, no se requiere tratamiento quirúrgico ni no quirúrgico. Los médicos identifican el problema cuando el paciente siente dolor y la confirmación se obtiene únicamente mediante una radiografía.

Operación de Kidner

La operación de Kidner es una cirugía sencilla. Para corregir el escafoides accesorio, el cirujano realiza una pequeña incisión sobre el hueso extra. Este es luego separado del tendón tibial posterior y retirado. El tendón se une el escafoides y se cierra la incisión.

Protocolo general de rehabilitación

Se le coloca al paciente una férula de fibra de vidrio debajo de la rodilla, que debe ser utilizada durante aproximadamente tres semanas, luego de las cuales el equipo médico le coloca un yeso que le permite caminar. El paciente usa muletas varios días y un terapeuta físico puede enseñarle el correcto uso de las mismas. Si las suturas son no absorbibles, se las retira dentro de los 10 a 14 días después de la operación. Aproximadamente 4 semanas después de la cirugía, el yeso es retirado y el paciente comienza la rehabilitación física, que consiste de una serie de ejercicios de estiramiento para aliviar la tensión de los tendones. Se pueden retomar las actividades normales alrededor de tres meses después de la intervención quirúrgica.

Protocolo de rehabilitación física

Es el cirujano quien determina si es necesaria una rehabilitación física después de la operación. La rehabilitación comienza con hielo, masajes e hidromasajes para controlar el dolor y la hinchazón y para fortalecer el tendón. Los terapeutas recomiendan a menudo la acuaterapia, ya que el agua brinda un ambiente seguro para que el paciente ejercite sin aplicar tensión excesiva al tendón, y consiste en estirarlo para darle más movilidad. La terapia física ayuda a mejorar el rango de movimiento y asegura que el paciente camine normalmente. Una vez que se recuperan la movilidad y la fuerza, la terapia finaliza y el paciente continúa un programa de ejercicios en su casa para asegurarse de que el tendón permanezca flexible.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles