La psicología del abuso de drogas

Escrito por dennie ho | Traducido por carrie king
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
La psicología del abuso de drogas
El abuso de drogas ocurre como mecanismo de protección. (Drug Research image by JJAVA from Fotolia.com)

El abuso de drogas se considera la autoadministración de una sustancia de manera contraria al protocolo médico o normas sociales. Hay un número considerable de razones por las que alguien puede elegir tomar y abusar de las drogas: propensión genética, motivos psicológicos, mecanismos de adaptación para dolor físico o emocional, aceptación social, etc. Explorar alguna de estas razones revelará la psicodinámica subjetiva del abuso de drogas.

Otras personas están leyendo

Placer positivo

Las drogas narcóticas dan buenos sentimientos. Está la sensación eufórica inicial que viene al tomar una droga, y luego está el efecto secundario asociado con el tipo de droga usada. Si es un estimulante (metanfetaminas, cocaína) la euforia inicial es seguida por sensación exagerada de confianza y abundante energía; si es un depresivo (opiáceos, heroína), la euforia inicial sigue con satisfacción y relajación. Estas propiedades eufóricas y efectos psicológicos se conocen en forma colectiva como "arranque de euforia".

Centro de recompensa

El arranque de euforia del abuso de un psicotrópico es debido a la estimulación neuroquímica del circuito de placer del cerebro, que consiste en el área tegmentaria central, el núcleo acumbens y la corteza pre frontal. En el centro de este circuito está el neurotransmisor dopamina, que ayuda a la producción y regulación del placer. Aunque cada sustancia psicotrópica tiene un efecto diferente sobre el circuito, todos actúan para estimularlo, y cuando se estimula, la liberación de dopamina aumenta. El resultado del aumento en la concentración de dopamina es instantáneo, y aunque no es ganada, la recompensa psicológica se manifiesta como esa sensación de euforia y satisfacción y ego inflado. Como consecuencia, una vez que se experimenta la recompensa psicológica, el cerebro está conectado de tal manera que quiere conseguir esa recompensa otra vez.

Protección

El uso de drogas está asociado con la necesidad psicológica para protegerse contra algún tipo de problema personal que se considera inmanejable. Como lo demostró el National Institute of Drug Abuse’s Publication en Theories on Drug Abuse, el uso de drogas como sistema protector puede tener correlación entre los tipos de drogas y necesidades protectoras. Las drogas narcóticas e hipnóticas generalmente se usan para manejar la ira, enojo, celos y sentimientos vergonzosos, asi como la ansiedad que se desarrolla con estas emociones. Los estimulantes suelen usarse contra los sentimientos de debilidad, incompetencia y depresión. Los psicodélicos (alucinógenos) se usan para luchar contra el aburrimiento, desencanto y desilusión. El alcohol se usa contra la soledad, culpa y el auto reproche.

Ansiedad

La ansiedad es una enfermedad psicológica y fisiológica caracterizada por sentimientos desagradables de miedo, preocupación e incomodidad. La ansiedad no es gatillada por un sólo encuentro amenazante, ni es una reacción de lucha /huida a peligros presentes. En su lugar, la ansiedad se desarrolla como resultado de un peligro o conflicto percibido, aquellos que son inevitables o incontrolables. La ansiedad se experimenta universalmente, pero el grado en la que se siente y las percepciones en las que está basada son diferentes para todos. Para aquellos individuos que interpretan sus ansiedades como implacables, inalterables e incontenibles, o sienten que son inválidos para disminuir o eliminar su fuente de ansiedad, el abuso de drogas ofrece una liberación psicológica, una distorsión cognitiva de la realidad que le da al usuario medios de reducir la experiencia de ansiedad.

Compulsión

El uso compulsivo de drogas, una enfermedad definida de la adicción de drogas, es aquella caracterizada por un imperativo psicológico sustancial para confiar en el abuso de sustancias psicotrópicas a pesar de las consecuencias (físicas, legales, etc) que tiene el abuso. El uso compulsivo de drogas se da sin esfuerzo, ligado a estímulos, difícil de controlar y al parecer regulado fuera de la conciencia del usuario. Este comportamiento, según la investigación publicada en el Journal of Psychopharmacology (1998), ha sido estereotipado como guiado por un antojo psicológico de la sustancia. La investigación sugiere, alternativamente, que el ímpetu psicológico detrás del abuso compulsivo de drogas puede ser explicado como una manifestación de automatismo: un acto automático de habilidades motoras y cognitivas que se desarrollan como resultado de una práctica repetida.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles