Cómo quemar carbón en casa

Escrito por jeanne young | Traducido por mike tazenda
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo quemar carbón en casa
Algunas personas disfrutan de hacer arder carbón para calentar el hogar. (Creatas/Creatas/Getty Images)

A algunas personas les gusta usar carbón en lugar de madera como combustible casero para el hogar. Una tonelada de carbón produce una cantidad igual o mayor de calor que la quema de madera, debido a que el carbón es más denso. Además, el carbón es un mineral, de modo que resiste el agua y no atrae insectos como la madera, que es biomasa. Sin embargo, el carbón es un combustible fósil y tiene algunas desventajas respecto a la madera. Una libra de carbón produce 10 veces más ceniza que una libra de madera, y los compuestos del carbón, que incluyen el azufre, pueden corroer la chimenea.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Estufa para quemar carbón
  • Tubo de chimenea aprobado para la quema de carbón
  • Carbón
  • Astillas
  • Trozos de leña dura
  • Papel de periódicos
  • Fósforos para hogar (largos)
  • Guantes de trabajo
  • Pala
  • Balde metálico

Lista completaMinimizar

Instrucciones

    Quemar carbón

  1. 1

    Usa una estufa de ladrillos refractarios con tubo de chimenea apto para quemar carbón. El fuego de carbón es más caliente que el de leña, y por ende necesitas una estufa que sirva para este material. Aunque puedes quemar carbón en un hogar abierto, éste no es un método eficiente para calentar, ya que la mayor parte del calor se perderá. Además, los fuegos de carbón no son una vista particularmente atractiva, y pueden liberar contaminantes al aire de interiores cuando los quemas en una chimenea abierta.

  2. 2

    Ordena carbón para que te envíen a tu casa, o si tienes una camioneta o vives en un área sin envíos a domicilio, puedes recogerlo tú mismo de la tienda. En algunas zonas, puedes comprar el carbón en bolsas y transportarlo en el maletero de tu coche.

  3. 3

    Abre completamente el tubo del amortiguador en la parte posterior de la chimenea y el proyector de control en la parte inferior. Una estufa de carbón necesita una temperatura más alta que una estufa a leña, y también mucho aire para combustionar y establecerse.

  4. 4

    Haz bollos sueltos con varias hojas de papel de periódico. Abre la puerta de carga de la estufa y coloca el papel por encima de las astillas en el fondo de la chimenea.

  5. 5

    Haz una capa con astillas de madera pequeña en forma cruzada, por encima del papel de periódico.

  6. 6

    Usando fósforos largos, enciende el papel de periódicos por debajo de las astillas, y cierra la puerta de la estufa, esperando que las astillas ardan. Añade pequeños trozos de leña hasta que establezcas un buen lecho de brasas encendidas.

  7. 7

    Añade el carbón lentamente, de a una o dos piezas a la vez, distribuyéndolo de forma tan pareja como te sea posible, y cerrando la puerta cada vez. Espera cinco o diez minutos entre carga y carga para que las brasas se enciendan antes de agregar más trozos de carbón. Añadir demasiado carbón de una sola vez apagará el fuego.

  8. 8

    Repite el proceso hasta que tengas una cama de carbones ardiendo de 3 pulgadas (7,5 cm) de profundidad, y luego carga el carbón en la estufa hasta la capa superior de ladrillos.

  9. 9

    Cierra la puerta de cenizas y ajusta el control de proyección a una posición parcialmente cerrada, operándola luego de que el carbón se haya encendido por completo y la madera se haya quemado casi totalmente.

  10. 10

    Limpia la tolva de cenizas antes de comenzar un nuevo fuego, o cuando así lo requiera, quitando las cenizas con pala y colocándolas en un balde de metal.

Consejos y advertencias

  • Algunas estufas para carbón vienen con una tolva de alimentación. El carbón es sucio y puede dejar marcas en tus manos y en tu ropa. Usa guantes de trabajo y una pala cuando lo manipules. Las estufas pueden proporcionar calor por unas 12 horas con una carga de 75 libras (30 kg) de carbón. Debido a la gran cantidad de cenizas que se producen, asegúrate de limpiar la tolva diariamente.
  • No dejes la puerta de cenizas abierta, excepto cuando estás iniciando el fuego, y nunca la dejes abierta y sin atender. El carbón produce contaminantes que contribuyen a la generación de gases invernadero. Además, el ácido sulfúrico que el carbón ardiendo produce puede corroer el tubo de la chimenea y crear un peligro de incendio. Asegúrate de limpiar la chimenea todas las primaveras para evitar su corrosión. Como las cenizas pueden tener carbones ardiendo, usa una pala para transferirlas de la tolva al balde metálico. Luego tíralas de forma segura fuera de la casa.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles