Cómo quemar carbón en una chimenea

Escrito por alexis lawrence | Traducido por ehow contributor
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • E-mail

El carbón crea menos humo que la leña y puede quemar por horas sin tener que atenderlo. Quemar carbón libera monóxido de carbono, lo que significa que quemarlo en casa genera el riesgo de intoxicación por monóxido de carbono. Es posible quemar carbón de forma segura si tomas las precauciones necesarias, pero debido al riesgo, de todos modos es mejor utilizar el carbón como alternativa temporal a la leña y no como un reemplazo permanente.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Instrucciones

  1. 1

    Cerciórate de que chimenea sea capaz de quemar carbón. El carbón alcanza temperaturas más altas que la leña, por lo que si tu chimenea no fue construida para ello, existe el riesgo de provocar un incendio.

  2. 2

    Consigue una rejilla de hierro forjada con agujeros lo bastante pequeños como para evitar que el carbón pase a través. El calor requiere un suministro de aire constante para mantenerse encendido.

  3. 3

    Usa carbón lignito. El lignito es un carbón que resulta más fácil de quemar que el carbón antracita, que es el de color negro que se usa tradicionalmente en las estufas.

  4. 4

    Utiliza madera seca y papel para prender el fuego. Continua añadiendo trozos de madera, una pieza a la vez. Cuando tengas la parrilla llena de brazas, entonces puedes empezar a añadir el carbón.

  5. 5

    Añade unas cuantas piezas de carbón a la vez. Necesitas mantener el flujo de aire para encender el carbón, si pones demasiado carbón de golpe, ahogaras la flama.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles