Cómo hacer queso pepper jack

Escrito por contributing writer | Traducido por stefanía saravia
Cómo hacer queso pepper jack

Deja que tu imaginación fluya mientras preparas este delicioso tentempié.

Puedes aprender a hacer queso pepper jack desde cero. Es un aperitivo absolutamente delicioso y elegante o un tentempié principal para eventos. Puede servirse con queso, vino y galletas para un ambiente que fomente una discusión amistosa. Deja que tu imaginación fluya, puedes pensar la mejor manera de entretenerte mientras preparas tu propio queso pepper jack.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Cera de queso
  • Estopilla
  • Colador
  • Cucharón
  • Hervidor doble
  • Cerda natural
  • 2 galones (7,57 litros) de leche entera
  • 1 paquete de bacterias lácticas mesófilas de iniciación
  • Pimientos jalapeños
  • Pimientos habanero
  • 1 cucharada de sal para queso
  • 1/2 cucharada de cuajo líquido

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Calienta la leche a unos 88 F° (31 grados). Añade el iniciador y mezcla muy bien. Cubre todo y deja que la leche se madure a unos 90 F° (32 grados) por unos 30 minutos.

  2. 2

    Añade cloruro de calcio diluido, si es necesario. Añade pimientos finamente picados. (Puedes utilizar otros pimientos de tu elección, además de los que fueron sugeridos.) Revuelve hasta que todo esté bien mezclado.

  3. 3

    Añade el cuajo diluido y mezcla muy bien con un movimiento hacia arriba y hacia abajo por aproximadamente un minuto. Cubre y deja que todo se asiente a unos 90 F° (32 grados), o hasta que el requesón te de un corte limpio.

  4. 4

    Corta el requesón en cubos de 1/4 de pulgada (0,6 cm) y deja que se asienten por aproximadamente cuarenta minutos.

  5. 5

    Calienta el requesón a unos 100 F° (38 grados), incrementando la temperatura de a poco cada cinco minutos (esto te demandará unos 35 minutos). Mezcla muy bien pero hazlo frecuentemente para mantener el requesón apelmazado.

  6. 6

    Mantén el requesón en unos 100 F° (38 grados) por aproximadamente 30 minutos, mezclando ocasionalmente para mantenerlos apelmazados. Deja que todo se asiente por unos cinco minutos.

  7. 7

    Luego, suave y cuidadosamente, vierte el suero de leche para nivelar el requesón. Permite que todo se asiente por unos 30 minutos, mezclando cada cinco para evitar que se pegue. Mantén la temperatura en unos constantes 100 F° (38 grados).

  8. 8

    Coloca un colador con un paño de queso y ponlo en el lavaplatos. Vierte tu cocción dentro del colador. Espolvorea un poco de sal sobre el requesón, mezcla suavemente, y luego deja que se drene.

  9. 9

    Coloca los requesones en un molde cubierto con un paño de queso. Presiona el queso con un peso de 3 libras (1,5 kg) por aproximadamente 15 minutos.

  10. 10

    Quita el queso del molde y con cuidado retira el paño de queso. Gíralo, vuelve a envolverlo y presiónalo con unas 10 libras (5 kg) durante unas 12 horas.

  11. 11

    Quita el queso y colócalo en una superficie limpia a temperatura ambiente para que se seque con aire. Gíralo dos veces al día hasta que la superficie esté seca al tacto. Este proceso podría tomar unos 3 días dependiendo de la temperatura y de la humedad.

  12. 12

    Encera el queso. Instrucciones: enfría el producto en el refrigerador por unas horas antes de comenzar a enacerarlo. Derrite la cera de queso en un hervidor doble. Aplícalo con un cepillo de cerdas naturales trabajando en una superficie a la vez. Permite que se enfríe por unos minutos, luego puedes girarlo y encerar otra superficie. Debes saber que la cera se seca muy rápidamente y, para proteger al producto, por lo menos debes realizar dos capas delgadas.

  13. 13

    Estaciona el queso a unos 55 F° (13 grados) por 1 a 4 meses, dependiendo de cuán duro quieras que esté tu queso. Siempre gíralo una vez a la semana. (Si decides utilizar leche cruda, asegúrate de que tu queso esté estacionado por lo menos unos 60 días.) El queso se pondrá más duro a medida que esté más añejo.

Consejos y advertencias

  • Para evitar el moho, limpia el queso con un trapo apenas humedecido con vinagre antes de pasarle cera. Deja que se seque en una superficie limpia. La paciencia es la clave del éxito a la hora de completar este proceso.
  • Derrite la cera de queso en un hervidor doble sobre la parte superior de una cocina que esté ventilada con un ventilador de techo.
  • Los vapores de la cera son altamente inflamables así que ten mucha precaución cuando la derritas.
  • ¡No olvides tu derecho a fanfarronear! Deja que todo el que pruebe tu queso sepa que tú lo hiciste.

No dejes de leer...

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media