DESCUBRIR
×

Cómo usar queso ricotta para una salsa cremosa

Actualizado 21 febrero, 2017

La ricotta es un queso fresco con una textura suave que carece de la cremosidad y las calorías del queso crema. La manera para crear una salsa cremosa con ricotta consiste en batir el queso con leche o el agua de cocción de la pasta. Batir el queso lo degrada y crea una textura lisa, sin grumos, que imita la sedosidad de las salsas cremosas. Una vez que tienes tu salsa, las posibilidades son infinitas.

Instrucciones

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

    Salsa cremosa de ricotta para pasta

  1. Cocina las cebollas y el ajo en aceite de oliva a fuego medio hasta que los vegetales se vuelvan translúcidos y blandos.

  2. Agrega el queso ricotta y la leche a la cacerola y reduce el fuego a medio, calentando lentamente la salsa.

  3. Bate vigorosamente el queso y la leche hasta que la salsa se vuelva suave y parezca crema batida.

  4. Revuelve el queso parmesano y la albahaca para calentarlos o vierte la salsa sobre la pasta y encima el queso parmesano y la albahaca.

    Pollo con ricotta a la salsa king

  1. Derrite la mantequilla en una cacerola a fuego medio. Agrega los hongos y el apio y cocínalos hasta que se vuelvan blandos.

  2. Agrega el queso ricotta y la leche a los vegetales, y bate la mezcla con el batidor hasta que quede suave.

  3. Pon los guisantes congelados, los pimientos y el pollo en cubos en la salsa y llévalos a fuego bajo a medio hasta que la salsa y los ingredientes se calienten.

  4. Sirve la salsa de pollo sobre arroz cocido para una cena de pollo a la king.

Consejos

  • Utiliza una batidora de inmersión en lugar de una batidora para batir el queso ricotta y la leche en la cacerola para ahorrar tiempo.
  • Varía la salsa de crema con ingredientes adicionales. Agrega ajo asado en lugar de ajo salteado o mezcla espinaca picada durante la última parte de la cocción para una salsa cremosa de espinaca.
  • Prueba reemplazar la leche o el agua de cocción de la pasta por vino blanco, caldo de pollo o mantequilla derretida. Estos cambios sumarán más sabor a tu salsa sin cambiar la textura como los vegetales.

Necesitarás

  • 1/4 taza de cebolla picada
  • 2 cucharadas de ajo picado
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • Una cacerola
  • 1 1/2 tazas de queso ricotta
  • 1 taza de leche o líquido de cocción de la pasta
  • Un batidor
  • 1/2 taza de queso parmesano rallado
  • 2 cucharadas de albahaca fresca picada
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • 1 taza de hongos botón frescos en rebanadas
  • 1/4 taza de apio en cubos
  • 1/2 taza de guisantes congelados
  • 2 onzas (56,7 gramos) de pimientos en cubos
  • 2 tazas de pechuga de pollo cocida en cubos
  • 2 tazas de arroz cocido