Cómo hacer quinoa soplada

Escrito por fred decker | Traducido por margarita baptista
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo hacer quinoa soplada
La quinoa no es realmente un grano, pero se cocina como si lo fuera. (Ryan McVay/Photodisc/Getty Images)

La quinoa era un cultivo básico del imperio inca, una planta que producía hojas similares a la espinaca y semillas similares a granos. Aunque su cultivo disminuyó después de la conquista española, la quinoa ha visto un renacer en los años recientes dado que los consumidores han desarrollado un interés en alimentos nutritivos e inusuales. La quinoa es una semilla, más que un verdadero grano y es rico en nutrientes que no se encuentran en los verdaderos granos. También es bueno para aquellos que deben llevar una dieta libre de gluten. La quinoa se puede cocinar como el arroz o se puede soplar como las palomitas de maíz.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Quinoa
  • Un colador de malla fina
  • Una lámina para horno
  • Una cacerola con tapa y fondo grueso
  • Aceite vegetal
  • Un recipiente para servir

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Coloca la quinoa en un colador de malla fina y enjuágala abundantemente bajo el agua corriente fría. Las semillas de quinoa están cubiertas de una sustancia amarga llamada saponina, que puede ser enjuagada antes de comerla. Algunas marcas ya se venden enjuagadas, pero no omitas este proceso si no estás seguro.

  2. 2

    Esparce la quinoa enjuagada en la lámina de horno y deja que se seque al aire o sécala en el horno a temperatura baja, con la puerta abierta. Mezcla el grano regularmente para asegurarte el completo secado.

  3. 3

    Calienta una cacerola de fondo grueso sobre un quemador moderadamente alto. Coloca 1 cucharada de sopa de aceite vegetal en la cacerola y espárcela hasta cubrir el fondo completamente.

  4. 4

    Coloca suficiente quinoa para hacer una capa simple sobre el fondo de la cacerola. Cúbrela bien con la tapa y sacude la cacerola continuamente hasta que la quinoa empiece a explotar. Las semillas son mucho más chicas que el maíz, y se quemarán rápidamente si no eres cuidadoso.

  5. 5

    Coloca la quinoa soplada en otro recipiente hasta que el sonido de las explosiones baje. Limpia la cacerola y repite el proceso, hasta que hayas soplado tanta quinoa como necesites.

  6. 6

    Adereza la quinoa inflada y cómela así, o úsala como un ingrediente en barras, galletas y productos panificados.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles