Tengo un quiste en el hueso de la mejilla

Escrito por shannon george | Traducido por mariano salgueiro
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Tengo un quiste en el hueso de la mejilla
Un quiste en el hueso de tu mejilla puede ser doloroso. (Medioimages/Photodisc/Photodisc/Getty Images)

Los quistes epidérmicos, comúnmente llamados quistes sebáceos, son protuberancias que se desarrollan debajo de la superficie de la piel, particularmente en la piel de la cara, cuello y tronco. Los quistes sebáceos no suelen ser peligrosos, aunque los grandes, especialmente los que están en la cara, pueden afectar tu apariencia o interferir con tu vida diaria. Un quiste en el hueso de tu mejilla probablemente se reduzca con el tiempo y un cuidado adecuado, pero si se vuelve muy grande o se infecta, es posible que tu médico lo tenga que remover quirúrgicamente.

Otras personas están leyendo

Síntomas

Si la protuberancia en el hueso de tu mejilla es de hecho un quiste, lo más probable es que tenga forma redondeada y color amarillo o blanco. Deberías poder moverlo con facilidad con las puntas de tus dedos. Un quiste sebáceo no suele ser doloroso, pero si se infecta, es posible que experimentes sensibilidad, enrojecimiento o hinchazón. También es posible que se drene una sustancia blanca o amarilla del quiste.

Causas

Los quistes sebáceos son normalmente causados por una proliferación anormal de las células epidérmicas, lo cual provoca el bloqueo del folículo piloso. Las lesiones de la piel, las condiciones de piel inflamatoria o la ruptura de glándulas sebáceas pueden causar que las células epidérmicas se multipliquen de manera anormal y bloqueen un folículo piloso, creando las paredes de un quiste sebáceo. Las células epidérmicas que forman la pared del quiste secretan un proteína llamada queratina dentro del interior del quiste dándole su forma redondeada y su color amarillo o blanco. Las personas con acné o heridas quirúrgicas tienen un riesgo más alto de desarrollar un quiste sebáceo.

Tratamientos

Los tratamientos caseros para los quistes sebáceos involucran la aplicación de compresas tibias sobre el quiste para promover su drenaje. La mayoría de los quistes pueden resolverse sin tratamiento médico. Para quistes muy grandes que están infectados o en caso de inquietudes cosméticas, es posible que tu doctor te recomiende antibióticos, inyecte un esteroide dentro del quiste o lo drene para reducir la inflamación. También es posible que tu médico remueva quirúrgicamente todo el quiste mediante una incisión tradicional o mediante láser de dióxido de carbono, lo cual minimiza las cicatrices.

Complicaciones

Ocasionalmente, los quistes sebáceos infectados pueden romperse, formando abscesos dolorosos que requieren tratamiento oportuno incluyendo antibióticos, cirugía o ambos. Estos quistes pueden volver a aparecer luego de la remoción quirúrgica. En casos raros, los quistes sebáceos pueden causar cáncer de piel basal o de piel escamosa. Sin embargo, esto ocurre tan pocas veces que no suelen hacerse biopsias de quistes a menos que no tengan movimiento, sean sólidos, estén infectados o tengan otras características extrañas.

Cuándo ver a un doctor

La mayoría de los quistes sebáceos no son dañinos, pero es importante que veas a un doctor si tienes la sospecha de que tu piel se ha infectado. Los signos de infección incluyen sensibilidad, enrojecimiento e hinchazón alrededor del quiste y un drenaje espeso, de color amarillo y en ocasiones con mal olor. Haz una cita con un profesional de la salud si tienes un quiste que se ha vuelto doloroso, que crece rápidamente, muestra rupturas o que vuelve a aparecer en el mismo lugar. Las protuberancias duras e indoloras en la cara deberían ser examinadas por un médico en busca de signos de cáncer de piel.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles