Cómo quitar un bronceado con aerógrafo

Escrito por lauren vork | Traducido por alejandra prego
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo quitar un bronceado con aerógrafo
El bronceado con aerógrafo te permite obtener un color natural. (Ralf Nau/Lifesize/Getty Images)

Los bronceados con aerógrafo son una de las mejores formas de obtener un color natural en la piel, sin riesgos y sin sol. Desafortunadamente, ya que estos bronceados se producen tiñendo la piel, eventualmente se desvanecen de forma despareja a medida en que desprendes las células muertas y eso te deja con manchas desagradables de piel pálida. Afortunadamente es fácil quitar los restos manchados del bronceado con aerógrafo simplemente en la ducha y con algunos ingredientes comunes en el hogar.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Paño de aseo viejo
  • Jugo de limón o peróxido de hidrógeno
  • Exfoliante corporal o azúcar morena y avena arrollada
  • Red para el cabello o gorro de natación

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Primero debes exfoliarte. Muchas de las células muertas de la piel teñidas saldrán naturalmente cuando lo hagas, pero debes comenzar con este paso. Para obtener mejores resultados enjuágate en la ducha. Cierra el agua y frótate bien con un producto exfoliante corporal. Alternativamente, puedes hacerlo por tu cuenta usando una mezcla de azúcar morena y avena arrollada.

  2. 2

    Deja correr nuevamente el agua y enjuágate. Vuelve a apagar la ducha.

  3. 3

    Aplica jugo de limón o peróxido de hidrógeno a un paño de aseo. Si usas peróxido o una mezcla de ambos ingredientes, asegúrate de usar una red para el cabello o un gorro de natación. El peróxido puede causar decoloración en tu cabellera.

  4. 4

    Lava bien tu cuerpo con el paño de aseo. Aplica más jugo de limón o peróxido como sea necesario. Presta especial atención a las rodillas y al ombligo, ya que la tintura adquiere una mayor concentración en esas zonas. Sostén el paño empapado contra la piel en esas zonas durante varios segundos por vez.

  5. 5

    Enjuágate en la ducha y sécate con una toalla. Repite el tratamiento más adelante, en caso de ser necesario.

Consejos y advertencias

  • Si tienes la piel sensible o experimentas una ligera molestia, espera varias horas entre la exfoliación y el lavado con un astringente.
  • Si experimentas alguna erupción, dolor, enrojecimiento o reacciones alérgicas con este método, césalo inmediatamente y contacta a tu médico o al dermatólogo.
  • No uses peróxido o jugo de limón en tu rostro o cerca de las cavidades corporales.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles