Cómo quitar el exceso de lechada en las baldosas rugosas

Escrito por kevin mcdermott | Traducido por mariana nonino
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo quitar el exceso de lechada en las baldosas rugosas
Debes limpiar la lechada antes de que se seque, porque una vez seca es muy difícil de hacerlo. (Thinkstock/Comstock/Getty Images)

Uno de los trucos para colocar la lechada en los pisos es evitar que este material se pegue a la superficie del azulejo. El método adecuado es presionar la lechada en las líneas con una llana, para que se exprima el exceso en la superficie y luego lavarlo con una esponja húmeda. Los problemas comienzan si se trata de una baldosa rugosa. La lechada de cemento tiene una tendencia a permanecer dentro de las grietas y una vez que se seca ahí, es un reto sacarla sin dañar la superficie de la baldosa. Un método implica mucha paciencia y algo de azúcar.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Un par de tablas de roble de 1 x 2 pulgadas (2,5 x 5 cm), de un pie de largo (30 cm)
  • Sierra ingletadora
  • Cuchara
  • 1 taza de azúcar
  • Esponja
  • Esponja para raspar de nailon

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Coloca tus tablas de roble en tu sierra de ingletes y corta en forma de cuadrado todos los extremos, uno por uno. Quita lo suficiente como para obtener un borde afilado y limpio.

  2. 2

    Usa los bordes recién cortados de las placas para quitar los grupos más grandes de exceso de lechada. Sujeta el palo en un ángulo de 45 grados a la superficie, coloca el borde del corte de la junta contra el exceso de la lechada y empuja. Gira el palo cuanto sea necesario para mantener el borde afilado. Continúa hasta que hayas eliminado todos pedazos grandes de lechada.

  3. 3

    Para quitar los pedazos más pequeños e integrados, llena un balde pequeño con agua tibia y disuelve una taza de azúcar. Con una esponja, humedece toda la zona, dejando el agua con azúcar sobre las baldosas. Deja reposar durante dos horas y de vez en cuando vuelve a remojar la zona.

  4. 4

    Frota suavemente el azulejo con una esponja de nailon. Usa tus dedos para aplicar una presión firme, pero no presiones demasiado. Suavemente empuja el pincel en el agua con azúcar hasta que el último exceso de lechada se haya salido. Enjuaga bien el área.

Consejos y advertencias

  • Realizar un correcto sellado sobre la baldosa antes de pegarla ayudará a evitar que la lechada se pegue a la pieza en el primer lugar.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles