Cómo quitar la pátina del metal de manera natural

Escrito por sal marco | Traducido por katherine bastidas
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo quitar la pátina del metal de manera natural
El cobre y el bronce desarrollan una pátina verde con el tiempo. (Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images)

Las superficies de metal, incluyendo las de bronce y cobre, desarrollan una pátina con el tiempo que les da una cálida coloración verde que en realidad actúa como una barrera protectora, protegiendo el metal de la perjudicial corrosión. Aunque esta pátina puede ser atractiva, puede que prefieras el aspecto brillante del metal, y para esto, tendrás que quitar la pátina para restaurar el color inicial del metal.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Paño de microfibra
  • Brocha
  • Sal
  • Vinagre blanco
  • Tazón
  • Trapo
  • Placa
  • Limón
  • Amoníaco
  • Bicarbonato de sodio
  • Jugo de limón
  • Harina de maíz

Lista completaMinimizar

Instrucciones

    Vinagre blanco y sal

  1. 1

    Limpia la superficie del bronce o cobre con un paño de microfibra para eliminar el polvo. Pasa una brocha suave por los huecos y grietas para eliminar la mugre.

  2. 2

    Añade 1 cucharadita de sal de mesa a ¾ de taza de vinagre blanco. Mezcla el vinagre blanco hasta que la sal se disuelva. Agrega harina blanca mientras agitas continuamente el vinagre blanco. Continúa añadiendo harina hasta que se forme una pasta parecida a la crema dental.

  3. 3

    Humedece un trapo en la pasta y extiende una capa delgada sobre la superficie de bronce o de cobre. Deja que la pasta permanezca sobre la superficie del metal durante 30 a 45 minutos.

  4. 4

    Enjuaga la pasta de la superficie de bronce o de cobre con agua para eliminar todo lo que quede de ella. Seca el metal a fondo con un paño de microfibra.

    Limón y sal

  1. 1

    Elimina el polvo y la suciedad de la superficie de cobre o bronce con un paño de microfibra.

  2. 2

    Vierte 2 a 3 cucharadas de sal en una placa o en un plato poco profundo.

  3. 3

    Corta un limón por la mitad. Sumerge la parte cortada del limón en la sal. Frota el limón salado sobre la superficie del metal para quitar la pátina. Continua mojándola con el limón y la sal hasta que ya no quede nada de patina.

  4. 4

    Enjuaga la superficie de cobre o de bronce con agua limpia. Seca el metal con un trapo de microfibra.

    Amoníaco y sal

  1. 1

    Limpia la superficie de metal con un trapo suave para quitar todo el polvo.

  2. 2

    Disuelve ¼ de taza de sal en ½ taza de amoniaco.

  3. 3

    Vierte la mezcla de amoniaco y sal sobre el cobre o bronce. Deja reposar la mezcla sobre la superficie metálica durante 30 a 45 minutos.

  4. 4

    Enjuaga la superficie de metal con agua limpia. Seca el bronce o cobre con un paño de microfibra.

    Jugo de limón y bicarbonato de sodio

  1. 1

    Limpia la superficie del metal con un trapo suave para eliminar el polvo y la mugre.

  2. 2

    Vierte ½ taza de jugo de limón en un tazón. Agrégale bicarbonato de sodio, mientras continúas revolviendo hasta formar una pasta fina.

  3. 3

    Humedece un trapo en la pasta y frota una ligera capa de la pasta en la superficie de cobre o de bronce. Deja que la pasta se asiente en la superficie del metal durante 20 a 30 minutos.

  4. 4

    Enjuaga la pasta de la superficie con agua. Seca el metal a fondo con un paño suave.

    Jugo de limón, sal y harina de maíz

  1. 1

    Elimina el polvo y la suciedad de la superficie de metal con un trapo suave.

  2. 2

    Mezcla 1/2 taza de jugo de limón y 1/4 de taza de sal. Revuelve el jugo de limón hasta que se disuelva la sal.

  3. 3

    Añade harina de maíz mientras mezclas para formar una pasta.

  4. 4

    Unta un trapo suave en la pasta y frótalo sobre la superficie de bronce o de cobre. Deja que la pasta se asiente en la superficie del metal durante 20 a 30 minutos.

  5. 5

    Enjuaga bien con agua limpia y seca con un trapo suave.

Consejos y advertencias

  • Aplica una capa protectora a las superficies metálicas para evitar la formación de la pátina.
  • No dejes ningún residuo de limpiador natural sobre la superficie metálica, los productos de limpieza pueden causar corrosión y picaduras del metal.
  • Quitar la patina de los metales los dejará expuestos a los elementos.
  • Evita retirar la pátina de los objetos de valor antiguos, especialmente de las monedas; quitar la pátina puede devaluar los artículos.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles