Cómo usar un rapidógrafo

Escrito por raymond zachary | Traducido por leon rendón
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo usar un rapidógrafo
Son herramientas muy útiles de diseño. (NA/AbleStock.com/Getty Images)

El rapidógrafo es una herramienta para hacer líneas precisas en tinta reproducible. Con esto, eres capaz de crear consistencia, líneas igualmente ponderadas que se ven nítidas y profesionales. Estos son, sin embargo, bastante caros y su variedad de partes removibles y movibles hacen que sea un reto usarlos, pero una vez que ves los resultados, verás que el gasto y el esfuerzo valió la pena.

Nivel de dificultad:
Moderado

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Rapidógrafo (cualquier tamaño)
  • Tinta para rapidógrafo
  • Papel
  • Regla y otras herramientas de diseño (opcional)
  • Solución de limpiado para rapidógrafo

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Llena el rapidógrafo con tinta especialmente hecha para usar con él (otras tintas se volverían problemáticas). Separa las distintas piezas del rapidógrafo hasta que tengas la taza de plástico translúcido. Ésta es la botella que llenarás con tinta. Después de eso, retrocede tus pasos y arma nuevamente el rapidógrafo.

  2. 2

    Detén el rapidógrafo con la punta final hacia abajo por un minuto o más para permitir a la tinta fluir dentro de la punta de la herramienta antes de hacer una línea. Una vez que la tinta empiece a fluir, úsala como cualquier otra pluma. No presiones hacia abajo muy fuerte en el papel, esto podría doblar la muy delicada punta del rapidógrafo.

  3. 3

    Para conseguir las líneas más nítidas, más precisas, usa una regla, una curva francesa u otra herramienta de diseño. Asegúrate de que la herramienta de diseño tenga una pequeña punta que sobresale y está levantada un poco del papel. Esto evitará que la tinta del rapidógrafo se deslice debajo de la regla y cause líneas indeseadas con sangrado.

  4. 4

    Para guardar el rapidógrafo cuando no lo uses, coloca la tapa y pon la punta hacia arriba en una taza o en un sostenedor de plumas. No lo coloques de costado, esto provocaría que la tinta fluya mal, o con la punta hacia abajo, esto causaría que la tinta se derramara eventualmente.

  5. 5

    Limpia tu rapidógrafo una vez que lo termines de usar. Si lo utilizas diariamente, no necesitarás limpiarlo más de una vez al mes más o menos. Si lo usas menos seguido, necesitarás limpiarlo entre cada uso para prevenir que la tinta de la punta se seque. Separa todas las piezas, desecha el exceso de tinta y remoja las piezas individuales en la solución de limpiado para rapidógrafo.

Consejos y advertencias

  • No te frustres. Los rapidógrafos son muy sensibles y muy fáciles de dañar. Toma tu tiempo y esfuérzate en cuidarlos y pagarán los dividendos y por mucho tiempo.
  • Limpiarlos no es una opción, es necesario.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles