Comida

Razones químicas de las burbujas en los refrescos

Escrito por j.t. barett | Traducido por laura guilleron
Razones químicas de las burbujas en los refrescos

Las burbujas de los refrescos vienen del dióxido de carbono.

Jupiterimages/Comstock/Getty Images

Una botella de soda no parece muy interesante si la vez simplemente apoyada en la mesa, pero cuando abres la tapa aparecen las burbujas. Esta es la combinación de la invención de 1767 de Joseph Priestley, agua carbonada combinada con saborizantes para hacer que la "soda estalle". Un gas disuelto en agua permanece estable sólo siempre y cuando esté bajo presión; una vez que se saca la tapa, la soda libera el gas en forma de burbujas.

Otras personas están leyendo

Dióxido de carbono

El agua carbonada es simplemente agua purificada con gas de dióxido de carbono disuelto en ella (el mismo CO2 familiar que respiran las plantas y que compone .033 por ciento de la atmósfera de la Tierra). No reacciona químicamente ni con el agua ni con los saborizantes de la soda, pero produce las burbujas y contribuye al sabor único y de cosquilleo de la bebida.

Solución

Es probable que hayas visto cómo la sal o el azúcar se disuelven en el agua; los gases como el oxígeno y el dióxido de carbono también se pueden disolver en una solución. Las moléculas en el agua no se quedan quietas (se mueven constantemente, incluso si en el vaso parecen inmóviles). Se pueden colocar moléculas de otras sustancias entre el agua en movimiento que parecen desaparecer cuando las mezclas. No obstante, el agua puede aguantar sólo una determinada cantidad de dióxido de carbono y, cuando la sobrepasas, el exceso produce las burbujas.

Presión alta

Mientras más dióxido de carbono puedas bombear en el agua, más burbujas tendrá la soda. Hay dos factores que afectan la cantidad de CO2 que puede soportar el agua: la presión y la temperatura. Mientras más se enfríe el agua, más gases disueltos puede soportar. Cuando el embotellador de soda mezcla el agua saborizada y el CO2 en la línea de ensamble, lo hace ejerciendo presión y luego se tapa la botella. El gas se mantiene disuelto siempre y cuando la botella no se destape; es por eso que cuando ves la botella en el supermercado no se ven burbujas.

Baja presión

Cuando compras una botella y la abres, se libera la presión en su interior. La soda contiene demasiado dióxido de carbono como para mantenerse disuelta a una presión normal, así que se escapan las burbujas. La mayor parte de la efervescencia ocurre en los primeros minutos después de servirse la bebida, aunque puede seguir burbujeando por hasta una hora. Si pruebas una bebida carbonada que hace varias horas que está abierta, lo más probable es que el dióxido de carbono se haya escapado y pierda el sabor burbujeante.

Más galerías de fotos

comentarios

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media