¿Cómo realizar un autoexamen testicular?

Escrito por jason belasco | Traducido por alejandro schaller
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
¿Cómo realizar un autoexamen testicular?
Lamentablemente la mayoría de los hombres no son concientes de la elevada incidencia del cáncer testicular y otros problemas que se originan en el saco del escroto —peligros que son más fáciles de curar si se detectan a tiempo. (lucia_lucci/iStock/Getty Images)

Existen pocas sensaciones comparables al dolor intenso y la potencia alucinante de una patada rápida en los testículos. Todo parece ir en cámara lenta mientras te doblas de dolor y se instala el latido de la angustia emocional. Si alguna vez descubriste un bache nuevo con tu bicicleta de carreras, sabrás exactamente de qué hablamos: dolor con “¡AHHHH!” en mayúsculas.

Dado que los testículos son una de las partes más sensibles (y agradables) del cuerpo de los hombres, éstos deberían ser proclives a hacer alguna exploración ahí abajo. Lamentablemente la mayoría de los hombres no son concientes de la elevada incidencia del cáncer testicular y otros problemas que se originan en el saco del escroto —peligros que son más fáciles de curar si se detectan a tiempo. Para hacerlo, todos los hombres deben aprender cómo realizar un adecuado autoexamen testicular (TSE, Testicular Self-Examination)— puede salvar tu escroto. Pregúntales a las celebridades sobrevivientes de cáncer testicular como Tom Green, Scott Hamilton y Richard Belzer. Hacer el examen bien vale la pena...y no es tan traumático como piensas.

Otras personas están leyendo

Conoce las razones por las cuales debes hacerte un autoexamen testicular

El autoexamen testicular no presenta riesgos ni dolores y permite que verifiques la existencia de un cáncer potencial u otros problemas de tus testículos. Es realmente la primera línea de defensa contra el cáncer, porque el cáncer testicular no presenta ningún dolor o síntomas obvios. No hay fiebre. No hay una voz intensa y profunda de tu entrepierna. Ni siquiera lo notará tu amante (aunque una revista popular de mujeres publicó una columna sobre “Cómo verificar sus testículos sin que él lo sepa”, así que no te asustes si tu novia te pide que tosas en medio del coito). Un autoexamen testicular mensual es la mejor manera —quizás la única— para saber si tus “muchachos” están en forma.

El autoexamen testicular no debe considerarse un sustituto de un examen clínico realizado por un médico experimentado: el diagnóstico de un doctor siempre va a ser mejor que el tuyo. El primero funciona como una luz de advertencia en el panel de tu cuerpo más que como algún tipo de herramienta de diagnóstico casero para el cáncer. Si se enciende la luz de advertencia, es hora de hacer una visita al doctor; eso es lo único que te dirá este examen (sabíamos que a ustedes, muchachos, les gustaría la analogía con los automóviles).

Un poco sobre el cáncer testicular:

El objetivo principal del autoexamen testicular es que estés familiarizado con tu cuerpo cuando está saludable de manera que podrás darte cuenta inmediatamente cuando suceda algo inusual. La mayoría de los tumores testiculares —llamados seminomas— ocurren en las células responsables de la producción de esperma. A medida que se desarrolla el cáncer, estos tumores crecen rápidamente; una seminoma no tratada puede duplicar su tamaño antes de transcurrido un mes. Demás está decirlo, no puedes perder tiempo siendo aprensivo, ya que lo esencial es el tiempo.

Por cierto, para cuando los descubras casi la mitad de los tumores testiculares se habrán diseminado hacia otras partes del cuerpo, como el abdomen o los pulmones. Y mientras el cáncer en esta etapa todavía es curable, apostamos el testículo restante, que quisieras evitar todo esto descubriendo las anomalías lo antes posible. Lo que el TSE hará por ti es reducir tus posibilidades de tener que sufrir tratamientos dolorosos y agotadores, tales como cirugía, quimioterapia y radiación, asociadas a los cánceres más avanzados. Detectar un cáncer testicular temprano permite a los médicos prescribir una terapia menos dura.

Estadísticas del cáncer testicular:

Generalmente, las cifras de cáncer testicular no asustan tanto como uno creería. Echa un vistazo:

El cáncer testicular matará aproximadamente 300 hombres este año.

Apenas 6,900 hombres desarrollarán un tumor testicular este año.

Según el National Cancer Institute (Instituto Nacional del Cáncer), el cáncer testicular es más común entre los hombres más jóvenes. De hecho, es la forma más común de cáncer desarrollado por hombres comprendidos entre los 20 y 35 años.

Como dijimos previamente, encuéntralo temprano y estarás salvado. El cáncer testicular es una de las variedades más curables. Y a pesar de que en casi la mitad de todos los casos se diseminaron hacia otras partes del cuerpo cuando fueron descubiertos, el cáncer todavía es tratable en sus últimas etapas. Pero debes descubrirlo temprano debido al peligro de diseminación.

Factores de riesgo:

La investigación sobre factores de predisposición es pobre, pero existen unas pocas variables que pueden cambiar tus posibilidades de desarrollar un tumor —tales como la edad, etnia e historias personales y familiares.

Ser joven. Créelo o no, cuanto más viejo seas es menos probable que desarrolles un tumor testicular. Llámalo un intercambio por tener que preocuparte sobre el cáncer de próstata o colon, pero los hombres de más de 40 años están lejos del anzuelo.

Ser blanco. Los caucásicos tienen 4,5 veces mayor incidencia de cáncer testicular que los Afroamericanos. Los hombres blancos quizás no puedan saltar, pero mejor será que aprendan a realizar un TSE.

Nacer sin suerte. Los muchachos que tuvieron problemas en el desarrollo durante su juventud, tales como testículo que no descendió o una infección debido a una atrofia testicular, están más predispuestos a desarrollar cáncer testicular que el hombre promedio.

Tener parentesco. Si tu padre tuvo cáncer testicular, existe evidencia que tienes mayor probabilidad de desarrollar un tumor. Aquí es donde se pone extraño: los documentos dicen que tienes un riesgo elevado de cáncer en el testículo opuesto. En otras palabras, si tu papá tuvo un tumor en su testículo derecho, querrás vigilar tu testículo izquierdo.

Realiza el autoexamen testicular

En este punto, tú y tus testículos deben estar excitados como para efectuar el autoexamen testicular. Intenta contenerte (los tres) y lee la siguiente sección cuidadosamente. Los hombres entre 15 y 40 años deben realizarlo mensualmente en una fecha similar. Si nunca hiciste uno antes, es normal sentir ansiedad la primera vez. Intenta relajarte y pensar en el favor que le estás haciendo a tus testículos. Estamos seguros que lo agradecerían si pudieran.

Realizando el autoexamen testicular

1. Date un baño caliente. Esta es la mejor manera de relajarte, tanto tú como tu escroto. Si nunca limpiaste la bañera, entonces puedes darte una ducha. El agua caliente es lo principal para relajar las estructuras del escroto.

2. Familiarízate con tu cuerpo. Seamos honestos: nadie conoce tus testículos mejor que tú. Quizás uno es más grande o cuelga más bajo; estas son diferencias normales. Así que mientras estás en la bañera, sigue averiguando el peso, forma y coloración de cada testículo, e informa cualquier cambio a tu doctor. Aunque el cáncer testicular no es necesariamente reflejado en cambios de la piel del escroto, un cambio de color puede ser una señal de advertencia de algo más, así que es una buena idea mencionar cualquier diferencia a tu médico.

3. Sube. Coloca tu pierna derecha sobre una superficie elevada, tal como tu lavabo o inodoro, dándole un acceso libre a tu escroto. Consejo: asegura que la superficie esté seca. Resbalar es feo, te lo aseguro.

4. Haz el acto. Si eres diestro, coloca tu mano izquierda debajo de tu testículo derecho, soportándolo ligeramente. Luego, usando tu mano derecha, suavemente rueda el testículo entre el dedo pulgar y el índice, sintiendo cualquier cosa inusual. Debe sentirse suave y firme, pero no duro. No debe haber hinchazones o bultos. Repite con el testículo izquierdo, levantando tu pierna izquierda (si eres zurdo, invierte las manos).

Recuerda que los pasos previos son guías para el autoexamen testicular implementadas por el Instituto Nacional del Cáncer y los médicos, y pueden adaptarse sobre una base individual. Por ejemplo, los muchachos más pesados encuentran más fácil realizar el procedimiento recostados sobre sus espaldas o sentándose al “estilo indio”. Cambia el procedimiento como gustes, siempre que puedas inspeccionar minuciosamente los contornos de cada testículo con tu mano.

Algunos proveedores de cuidados para la salud sugieren hacer el autoexamen testicular frente a un espejo para ver fácilmente cualquier cambio visual.

Conoce qué buscar

El propósito real detrás del autoexamen testicular es establecer un buen grado de familiaridad con tus testículos. Es importante conocer tu escroto lo suficientemente bien como para detectar cualquier cambio que parezca sospechoso. Aquí van algunas señales fiables que sugieren que algo dudoso está ocurriendo:

Bultos duros. Los que están como piedra en los testículos pueden variar de tamaño desde un guisante hasta una pelota de golf. Estos bultos anormales se sienten duros como un hueso, y siempre estarán presentes en un solo testículo. Es muy común para Juan Pérez confundir un quiste congénito inofensivo con un tumor; eso es porque es imposible diferenciarlos con un examen testicular. Es mejor dejar que tu doctor decida usando exámenes más sofisticados (mira el Paso 4).

Dolor o molestia general. Una irritación molesta es raramente una señal de cáncer, pero cada vez que tus testículos te duelan sin haberlos golpeados, es una buena idea que los verifique un doctor. El dolor testicular relacionado con el cáncer está asociado con algún sangrado, pero un testículo excesivamente sensible puede también sugerir una hernia inguinal o una infección de los conductos deferentes. Cualquier problema es tratable por un médico.

Dureza en todo el testículo. Esto es habitualmente el resultado de hidrocelia, una masa de un quiste en el testículo. Una hernia con pérdidas, un trauma o infección previa pudieron ocasionar que estos sacos llenos de líquido aparezcan donde menos lo quieras, pero no temas: también son fácilmente tratables.

Supuración del pene. Aunque raramente son una indicación de cáncer, una descarga no eyaculatoria del pene durante el examen testicular puede sugerir una enfermedad de transmisión sexual, en cuyo caso debes consultar a un médico —sin mencionar a tu amante.

Concurre a tu médico de ser necesario

Si exhibes algunas de las señales reveladoras desde el Paso 3, concurre directamente a tu médico. Si eres un estudiante, un viaje a Student Health (Salud del Estudiante) funciona igual. Hey, estamos hablando de tus testículos. Y si bien es cierto que la mayoría de las anormalidades que se encuentran haciendo un TSE terminan siendo benignas, ¿realmente quieres arriesgar perder tus testículos —o tu vida— simplemente porque el consultorio de tu médico te da pánico? Nosotros no creemos eso.

En la mayoría de los casos, una visita al doctor provocada por un TSE incluirá un examen físico que es muy parecido a un TSE, excepto en que lo realiza el médico. Si el doctor comparte tus sospechas, el próximo paso es un ultrasonido del testículo sospechoso. Un ultrasonido es una máquina de alta tecnología muy costosa que utiliza ondas de sonido para mirar dentro de tu escroto y tomar fotografías. Los doctores miran estas imágenes y tratan de determinar si el bulto es un tumor sólido o simplemente un quiste lleno de líquido. Si el bulto no es un quiste y se muestra amenazante, el doctor puede también recetar un análisis de sangre para verificar la presencia de “marcadores de cáncer” en tu flujo sanguíneo. Estos marcadores son simplemente proteínas que son subproductos de un tumor testicular; no te harán daño, pero quitarán la máscara de tu cáncer. Si todo apunta a un cáncer, el médico usualmente recomendará una cirugía inguinal. En otras palabras, deberás tener que perder el testículo afectado. Pero mantente firme (o un poco hacia la izquierda): si el cáncer está localizado, el procedimiento no cambiará tu vida de manera apreciable. Un testículo producirá más que suficientes espermatozoides como para mantener tu receta familiar original. Y aunque puedes sentir un poco incómodo el sexo al principio, siéntete seguro que tus proezas en el otro saco no declinarán. Existen incluso prótesis salinas disponibles para hacerte sentir como tú mismo.

En el caso de que el cáncer se haya diseminado más allá del escroto, el tratamiento es más complicado. Cuanto más ignores al cáncer, más probable es que enfrentes quimioterapia o tratamientos de radiación para matar a las células cancerígenas.

Así que no tienes excusas. Para más información, busca en estos recursos:

American Cancer Society (Sociedad Norteamericana del Cáncer): (800) ACS-2345 (línea las 24 horas)

National Cancer Institute (Instituto Nacional del Cáncer): (800) 4-CANCER (Servicio de Información del Cancer)

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles