Cómo realizar un disfraz de fantasma para Halloween

Escrito por araminta matthews | Traducido por ehow contributor
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo realizar un disfraz de fantasma para Halloween
(Thinkstock/Comstock/Getty Images)

Los orígenes de Halloween datan de los antiguos Celtas, quienes creían que el 31 de octubre o Samhain era la noche en la que el velo entre este mundo y el de los espíritus estaba más cerca. Se creía que las almas de los muertos podrían volverse en contra esa noche y visitar los lugares terrenales y, en algunos casos, incluso hablarle a la gente. Disfrazándote como un fantasma, podrías engañar a los espíritus y hacerlos creer que eres uno de ellos, ¡para que no te hagan ningún truco de mal gusto!

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Sábanas blancas lisas de tamaño doble
  • Marcador negro
  • Tijeras
  • Cinta métrica
  • Refuerzo para azulejos
  • Pistola de adhesivo caliente y varillas de adhesivo
  • Corona de cartulina
  • Pintura blanca
  • Vestido de novia de raso antiguo
  • Tintura para telas color púrpura
  • Tintura para telas color negro
  • Lavadora
  • Espiga
  • Guantes de goma

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Cubre tu cabeza con una sábana lisa blanca de tamaño doble y colócala de manera tal que cubra todo tu cuerpo en todas direcciones.

  2. 2

    Utiliza un marcador mágico negro para hacer dos puntos en donde irían tus ojos.

  3. 3

    Quita la sábana y corta un agujero circular alrededor de cada punto negro para crear los agujeros para los ojos.

  4. 4

    Cúbrete con la sábana nuevamente y acomódala como para que puedas ver a través de los agujeros.

  1. 1

    Mide el largo de tu cuerpo desde los hombros hasta los pies con una cinta métrica. Duplica la medida y agrégale 2 pies (61 centímetros).

  2. 2

    Corta un poco de refuerzo para azulejos de ese largo.

  3. 3

    Dobla la sábana de refuerzo casi a la mitad, dejando dos pies (61 centímetros) adicionales de un lado. Esto creará una especie de cola más adelante. El refuerzo para azulejos está compuesto de pequeñas bolas de polietileno comprimidas en una sábana similar a la tela. Cuando finalices, se verá como una túnica larga con una especie de cola con jirones en la espalda.

  4. 4

    Corta medio círculo desde el centro del pliegue para crear una abertura para tu cabeza y tus hombros.

  5. 5

    Mide 12 pulgadas (30,5 centímetros) de cada lado para indicar el largo de las mangas y márcalo. Mide 12 pulgadas (30,5 centímetros) desde el extremo plegado del refuerzo, una vez de cada lado del círculo cortado, y márcalo. Estos puntos te indicarán el ancho y el largo de tus mangas.

  6. 6

    Corta algunas tiras comenzando desde el dobladillo inferior (el lado abierto) del refuerzo. Corta tiras más cortas (no más de 24 pulgadas - 61 centímetros) desde el centro inferior del refuerzo en el frente y en la espalda para crear la franja de la falda. Corta tiras a lo largo de las marcas que has hecho para las mangas. Cuando estén terminadas, parecerán alas de 12 pulgadas (30,5 centímetros) de ancho con largas tiras colgando hacia abajo.

  7. 7

    Pega con cola caliente la parte inferior de las mangas cerradas justo encima del lugar donde las tiras comienzan a colgar para sellarlas. Pega con cola caliente los lados del refuerzo desde las marcas de 12 pulgadas (30,5 centímetros) que has hecho en el paso 3 hasta el dobladillo inferior para crear las costuras interiores del disfraz. Puedes acentuarlo con tiras adicionales con cortes dentados desde abajo para darle un efecto más tenebroso. Agrega una corona de cartulina pintada de blanco para terminar el disfraz si lo deseas.

  1. 1

    Rasga un vestido de novia antiguo en el dobladillo y las costuras para darle un aspecto de maltrecho. También desgarra algunos de los botones y adornos para que se vea más descuidado.

  2. 2

    Llena una lavadora con agua y sigue las instrucciones de las botellas de tintura para telas. Como es un vestido de novia, configura la máquina lavadora en la carga más grande para tener en cuenta todo el tejido adicional.

  3. 3

    Vierte 1 parte de tintura púrpura y 2 partes de tintura negra en el agua. Utiliza una espiga de madera para revolver el agua y la tintura de manera constante durante cinco minutos. La cantidad de tintura que utilices debería ser equivalente a 2/3 de una botella regular de tintura. Tu meta es manchar el vestido más que cambiarle el color.

  4. 4

    Sumerge el vestido lentamente comenzando por el dobladillo inferior. Utiliza tus manos (protegidas con guantes de goma) para mover la tela a través de la tintura, teniendo cuidado de cubrir el vestido completamente con la solución de tintura. Deja que permanezca por la cantidad de tiempo indicada en la botella de tintura púrpura.

  5. 5

    Drena la lavadora y realiza un ciclo de lavado inmediatamente, utilizando la cantidad de detergente que sueles utilizar para quitar cualquier exceso de tintura que haya quedado. Realiza un ciclo de enjuague adicional y quita el vestido inmediatamente. Cuélgalo para que se seque. Quedará con un grisáceo de aspecto sucio, manchado y con rayas, como si el vestido hubiera estado en una tumba durante un siglo.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles