DESCUBRIR
×

Receta de jabón de avena y azúcar morena

Si quieres darle a tu piel un tratamiento de spa en tu propia casa, intenta hacer tu propio jabón de avena y azúcar morena. Este producto ligeramente abrasivo es muy bueno para exfoliar tu piel, además de dejarla suave y tersa. Así que debes darle rienda suelta a tu ama de casa interior, reunir los ingredientes y hacer tu propio jabón. Ya sea que decidas hacerlo en forma líquida o en barra, te sorprenderás al ver que es muy rápido de fabricar y de lo bien que queda la piel al utilizarlo.

Instrucciones

Jupiterimages/Pixland/Getty Images

    Jabón líquido

  1. Mezcla ¾ de taza de azúcar morena y ½ taza de harina de avena en un tazón grande. Usa harina de avena normal, no instantánea.

  2. Añade ¼ de taza de miel pura. Rocía ¾ a una taza de aceite de oliva en la mezcla hasta que esté completamente saturada. Revuelve bien los ingredientes hasta que estén bien combinados.

  3. Deja que la mezcla repose unos minutos hasta que el suba hacia la parte superior. Añade ¼ de cucharadita de tu aceite esencial favorito o aromático para darle a tu jabón una fragancia agradable. Vierte el jabón en un frasco para almacenarlo.

    Barra de jabón

  1. Espolvorea 2 cucharadas de avena en una bandeja para hornear. Coloca la avena y déjala tostar a 350 grados F (176 grados C) durante 10 minutos. Revuelve cada pocos minutos para asegurarte de que se tueste en forma pareja. Deja enfriar unos minutos y luego muele finamente con una tajadera de mano, un molinillo de café, un procesador de alimentos o una licuadora y déjala a un lado.

  2. Corta 2 barras de 8 onzas (226 gramos) de base de jabón de leche de cabra en trozos pequeños. Pon los trozos en un tazón de vidrio para microondas y calienta durante uno o dos minutos o hasta que se haya derretido. Revisa y revuelve el tazón a menudo porque no debe hervir.

  3. Añade 2 cucharadas de azúcar morena, 1 cucharadita de aceite de jojoba, ¼ de cucharadita de nuez moscada molida, un par de gotas de aceite aromático de vainilla y 2 cucharadas de avena tostada. Corta 8 cápsulas de gel de vitamina E a la mitad y extrae el aceite de cada una para verterlo en la mezcla.

  4. Revuelve bien la mezcla durante un par de minutos hasta que se haya espesado. Viértela en moldes de jabón. Si no tienes moldes y no deseas comprarlos, puedes usar bandejas para cubos de hielo.

  5. Pon los moldes en el refrigerador durante varias horas hasta que el jabón se haya endurecido. Quita el jabón de los moldes. Deja que permanezca a temperatura ambiente durante 24 horas antes de usarlo.

Consejos

  • Puedes usar fragancia de almendras, de jojoba o de semillas de uva para aromatizar tu jabón.

Necesitarás

  • Para el jabón líquido:
  • ¾ de taza de azúcar morena
  • ½ taza de harina de avena molida
  • ¼ de taza de miel pura
  • 1 taza de aceite de oliva
  • Una cuchara
  • ¼ de cucharadita de aceite esencial
  • Un frasco con tapa
  • Para una barra de jabón:
  • 2 cucharadas de avena molida
  • Una bandeja para hornear
  • Un molinillo de café, un procesador de alimentos, licuadora o picadora
  • 2 barras de jabón de 8 onzas (226 gramos) de base de jabón de leche de cabra
  • Un cuchillo
  • Un recipiente para microondas de vidrio
  • Una cuchara
  • 2 cucharadas de azúcar morena
  • 1 cucharadita de aceite de jojoba
  • ¼ de cucharadita de nuez moscada molida
  • Aceite aromático de vainilla
  • 8 cápsulas de vitamina E
  • Un batidor
  • Moldes de jabón o las bandejas de cubitos de hielo
  • ¾ de taza de azúcar morena