Cómo reconocer el comienzo del cáncer de piel

Escrito por wirnani garner | Traducido por natalia navarro
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo reconocer el comienzo del cáncer de piel
Cómo reconocer el comienzo del cáncer de piel.

El cáncer de piel es por mucho el tipo más común. Ocurre cuando las células de la piel se dividen de forma anormal y descontrolada. Hay tres tipos mayores de cáncer de piel: el carcinoma de células basales y de células escamosas (las formas más comunes) y el melanoma (el tipo maligno y muy agresivo). En la mayoría de los casos, el cáncer de piel es causado por una exposición excesiva a los rayos ultravioleta (UV) del sol. La sobreexposición a cabinas de bronceado o a altos niveles de rayos X también puede estar entre sus causas. Debajo hay signos para ayudar a identificarlo.

Otras personas están leyendo

Instrucciones

    Cómo reconocer el comienzo de un carcinoma de células basales

  1. 1

    Controla cualquier masa pequeña redondeada de tejidos elevados en tu piel. Este tipo de cáncer de piel suele comenzar como un bulto pequeño redondo que parece suave y brillante; se suele ver alrededor de la cara, las orejas, el cuello o los hombros.

  2. 2

    Observa algunos vasos sanguíneos en los bultos de tu piel. Los bultos que crecen pueden parecer translúcidos y se pueden ver pequeños vasos sanguíneos conocidos como telangiectasias a través de su superficie interna.

  3. 3

    Comprueba si tienes lesiones marrones. Los parches planos de color carne que se forman comúnmente en el pecho o la espalda se pueden ver en pacientes con carcinoma de células basales. Éstos pueden tener depresiones en el centro, compuestas por piel seca, donde se desarrolla ulceración o sangrado. Estas lesiones crecen gradualmente en meses o años y suelen confundirse con heridas sin importancia.

    Cómo reconocer el comienzo del carcinoma de células escamosas

  1. 1

    Busca algunos puntos rojos inusuales en tu piel. Los bultos ásperos y rojos que se pueden ver alrededor del cuero cabelludo, la cara, las orejas, el cuello, los brazos y la superficie dorsal (parte trasera) de las manos son los primeros signos de carcinoma de células escamosas. Este tipo de bulto, también conocido como queratosis actínica (solar), puede convertirse en reseco y tierno al tacto, y si se deja sin tratar puede invadir las partes más profundas de la piel que desarrollan un carcinoma de células escamosas total.

  2. 2

    Examina tus labios en busca de cualquier decoloración anormal. La rojez y escamación del labio inferior, conocida como queilitis actínica, también es uno de los signos tempranos del carcinoma de células escamosas. Tal decoloración hace que el borde entre el labio inferior y la piel circundante sean distintivos.

  3. 3

    Inspecciona las zonas expuestas al sol para buscar lesiones escamosas. Otros signos de carcinoma son parches planos de la piel que suelen verse alrededor de los miembros o del tronco. Estos tipos de parches también se llaman enfermedad de Bowen o carcinoma de células escamosas in situ. Este término latino se refiere al cáncer que sólo implica la epidermis o la capa superficial de la piel.

    Cómo reconocer el comienzo del melanoma

  1. 1

    Observa la asimetría de tu lunar o cualquier crecimiento inusual en tu piel. Los lunares normales son simétricos por ambos lados. Pero para ver signos tempranos de melanoma, los lunares o los crecimientos cutáneos aparecen de forma asimétrica —donde la mitad de su superficie no es uniforme con el otro lado.

  2. 2

    Prueba a ver si hay alguna irregularidad en el borde de tu lunar o de las proyecciones cutáneas. Es otro signo temprano de melanoma en el que los márgenes del lunar o el crecimiento cutáneo parecen serrados o rasgados.

  3. 3

    Echa un vistazo de cerca si hay cualquier cambio en el color de tus lunares o en el crecimiento de la piel. Otro signo temprano es la presencia de decoloraciones. Una mezcla de pigmentaciones inusual puede desarrollarse, desde tonos de negro o marrón a trazos de rojo, blanco o azul. Toda ella puede extenderse por sus bordes, haciendo que el lunar o el crecimiento de la piel parezcan anormalmente moteados.

  4. 4

    Mira si hay algún cambio en el diámetro de tu lunar o protuberancia cutánea. Un signo de melanoma puede implicar un crecimiento anormal de lunares o proyecciones de la piel más grandes de 6 mm.

  5. 5

    Inspecciona si tu lunar se eleva más de lo normal. Un melanoma en desarrollo puede exhibir un engrosamiento notable y un crecimiento de la superficie de un lunar plano normal.

  6. 6

    Examina la superficie de tu lunar. Éstos o cualquier proyección cutánea que sean síntomas de un melanoma en desarrollo pueden mostrar escamación o costras. Su superficie también parece erosionada, lo que suele ir acompañado de supuración o sangrado.

  7. 7

    Comprueba si hay una pigmentación anormal o parches alrededor de tus lunares. Los parches rojos pequeños sellados por una lesión mayor (pigmentaciones satélite) se pueden desarrollar durante el melanoma. Las lesiones de melanoma no sólo afectan a los lunares del cuerpo, también se pueden desarrollar en piel sin marcas. Estas lesiones suelen aparecer en la cabeza, el tronco y el cuello en los hombres; y en las extremidades superiores e inferiores en las mujeres.

  8. 8

    Monitoriza algunos cambios en la consistencia de tu lunar y si hay cualquier sensación inusual alrededor de él. Los lunares suelen ser protuberancias pequeñas y compactas. Pero cuando el melanoma se asienta, un lunar afectado parece anormalmente suave o su superficie es tan quebradiza que se desmonta o se rompe con facilidad. Las sensaciones como quemazón, picor u hormigueo también están entre los cambios anormales que tienen lugar con la formación del melanoma.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles