Recuperación de una operación de meningioma de lóbulo frontal

Escrito por berit brogaard | Traducido por martin santiago
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Recuperación de una operación de meningioma de lóbulo frontal
Una resonancia magnética puede mostrar si tienes un tumor cerebral. (medicina_nuclear-15 image by Paco Ayala from Fotolia.com)

Los meningiomas representan alrededor del 20 por ciento de todos los tumores cerebrales. Un meningioma es un tipo de tumor que se desarrolla en las meninges, las membranas protectoras que cubren el cerebro y la médula espinal. La mayoría de los meningiomas son no-agresivos, o benignos, aunque el 5 por ciento de ellos pueden ser agresivos, o malignos. Los meningiomas benignos son de crecimiento lento y no invaden los tejidos circundantes ni se propagan a otras partes del cuerpo, pero a menudo requieren cirugía, ya que comprimen el tejido cerebral adyacente a medida que crecen. Los meningiomas tienen, afortunadamente, un pronóstico excelente y la recuperación total ocurre generalmente a los pocos meses.

Otras personas están leyendo

Meningioma de lóbulo frontal

Los meningiomas se originan a partir de células cancerosas situadas en la capa media de las meninges. Se adhieren a la capa más externa y normalmente continúan creciendo hacia el interior, aunque también pueden crecer hacia el exterior, haciendo que el cráneo aumente en espesor. Los meningiomas del lóbulo frontal son tumores sobre la membrana externa, que comprimen el lóbulo frontal, un área del cerebro que se encuentra por delante de los hemisferios cerebrales. El tipo más común de meningioma que causa presión en el lóbulo frontal es el meningioma olfativo rígido y ocurre en la línea media debajo del lóbulo frontal, en la zona llamada "surco olfatorio".

Síntomas

Los meningiomas del lóbulo frontal pueden causar dolores de cabeza, convulsiones, pérdida de la visión, inflamación del nervio óptico, sentido erróneo del olfato, pérdida de memoria, deterioro del juicio, capacidad mental reducida y cambios en la personalidad que pueden confundirse con depresión. En casos raros, los meningiomas del lóbulo frontal puede llevar a la parálisis en un lado del cuerpo.

Cirugía

La mayor parte de los meningiomas del lóbulo frontal se pueden extirpar quirúrgicamente a través de la nariz o a través de una craneotopía de ceja. En este último caso, el cirujano accede al cerebro a través de una pequeña abertura en el cráneo a la altura de las cejas. El propio hueso del paciente se utiliza para cubrir la abertura después del procedimiento. El objetivo de la operación es eliminar completamente el meningioma, incluyendo el tejido que lo fija a la membrana externa. Sin embargo, en el 20 o 25 por ciento de los casos el meningioma no puede ser completamente eliminado. En tales casos, se utiliza radiación para prevenir su crecimiento.

Recuperación

Después de la operación, la mayoría de los pacientes son trasladados a una unidad de cuidados intensivos y permanecen allí durante al menos una noche. Los dolores de cabeza, los mareos, la confusión y la pérdida de memoria son comunes. La hinchazón por la cirugía o la radiación puede también producir más dolores de cabeza, vómitos, problemas de equilibrio y coordinación y cambios en la personalidad. Estos síntomas por lo general desaparecen en cuestión de semanas o meses. Si el tumor ha causado parálisis, la fisioterapia podría ser necesaria para recuperar la movilidad.

Neuroplasticidad

En algunos casos, los tumores cerebrales y su tratamiento pueden causar daño cerebral permanente. Sin embargo, incluso con un daño permanente, es posible recuperar la funcionalidad. Los neurólogos solían pensar que el cerebro se configura después de los primeros años de vida. Pero la investigación ha demostrado que nuestros cerebros son mucho más maleables de lo que pensamos. Norman Doidge, un psiquiatra de la Universidad de Toronto y autor del best seller del New York Times "El cerebro que se cambia a sí mismo" (The Brain that Changes Itself), dice que con trabajo duro podemos forzar al cerebro a reconfigurarse. Pero también señala que la mejor oportunidad para una recuperación completa ocurre antes de que el cerebro cree nuevos "hábitos obstinados".

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles