La recuperación tras una tonsilectomía en una persona adulta

Escrito por ann mapleridge | Traducido por mila guevarian
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
La recuperación tras una tonsilectomía en una persona adulta
(chunks of ice in a drinking glass against colored background image by Steve Johnson from Fotolia.com)

Cuando se es adulto, la extirpación de las amígdalas puede llegar a ser una experiencia extraordinariamente dolorosa de la que cuesta mucho tiempo restablecerse. Mientras que los niños suelen recuperarse rápidamente de una intervención así, a muchos adultos les resulta mucho más difícil, necesitando desde unas pocas semanas hasta más de un mes para conseguirlo. Si eres adulto y te vas a someter a esta intervención dentro de poco, hay algunas cosas que puedes hacer para acelerar el proceso de tu recuperación.

Otras personas están leyendo

Bebe abundante líquido

Tomar muchas bebidas frías facilitará la recuperación. Antes de la intervención, abastécete con una buena cantidad de agua mineral, leche y jugos no cítricos. Ten en cuenta que los cítricos, los refrescos y otras bebidas gaseosas te resultarán difíciles de beber tras la cirugía y además irritarán la sensible piel de la zona donde antes estaban las amígdalas. Si necesitas tomar cafeína a diario, considera la opción de hacerte con algo de té o café helado para tomar después de la operación en lugar de refrescos y cafés calientes.

Toma tus medicamentos

Los antibióticos que tu médico te prescriba te ayudarán a prevenir la infección y acelerarán tu recuperación. Los medicamentos para el dolor que te administren se convertirán en tu mejor aliado tras la intervención. Durante los primeros días, pídele a un amigo que se quede contigo para ayudarte a controlar la administración de medicamentos. Anota cuándo tomas cada uno de ellos para asegurarte de que no olvidas ninguna dosis y para tener un registro exacto de lo que has tomado por si aparece cualquier complicación y necesitas acudir al médico o al servicio de urgencias para recibir ayuda.

Abstente de beber alcohol

Cualquier tipo de bebida alcohólica provocará un daño considerable en la piel de la zona recién operada. Del mismo modo que sientes dolor cuando pones alcohol sobre un rasguño o corte reciente, las bebidas como la cerveza, el licor o el vino producirán irritación en la zona operada y causarán bastante dolor. Además, el alcohol puede interactuar de forma negativa con los analgésicos administrados tras la operación. Abstente de tomarlo hasta que tus amígdalas se hayan curado por completo.

Utiliza un humidificador

Cuando estés durmiendo, utiliza un humidificador para mantener húmeda la zona afectada por la cirugía. Al dormir, la mayoría de la gente abre ligeramente la boca, lo que provoca que su interior se seque. Tras la intervención, tener la boca seca puede causar un enorme dolor. Utilizar un humidificador mientras duermes te ayudará a mantener la boca húmeda y te permitirá dormir durante más tiempo sin dolor.

Tómatelo con calma

El sueño será uno de tus mejores aliados en la recuperación de la tonsilectomía. Tómate al menos 14 días de vacaciones tras de la cirugía y emplea ese tiempo para hacer cosas que requieran un mínimo de actividad física como, por ejemplo, ver películas o entretenerte con videojuegos. Si intentas volver demasiado pronto a tus rutinas o participar en actividades extenuantes antes de estar bien, tu recuperación será más larga y mucho más dolorosa.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles