Cómo recuperar el arco en los pies planos

Escrito por sava tang alcantara
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo recuperar el arco en los pies planos

El pie plano es estructural y fácil de ver cuando uno se mira las plantas de los pies. Si el arco del pie no es visible puede ser hereditario o a consecuencia de haber usado zapato sin plantilla de soporte. La recuperación del arco comienza, frecuentemente, con ejercicios de pie, recomendados por profesionales a la gente con pies notablemente planos o con muy poco arco. Si sufres de dolores en los tobillos, rodillas, espalda inferior o en el cuello, pueden estar relacionados con tus pies planos y deberías consultar a un médico.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Instrucciones

  1. 1

    Reconoce el lugar en donde están los arcos de los pies. El arco corre a lo largo del empeine, debajo de la línea de los dedos, hacia el centro de la planta y el pequeño arco cerca del talón. La constancia en la realización de los ejercicios básicos, que están a continuación, ayudará a la reconstrucción del conjunto de músculos de los arcos. En un año, tendrás un arco mucho más marcado.

  2. 2

    Comienza por sentarte en una silla, en el borde para que tus pies lleguen fácilmente hasta el piso y tengas las rodillas flexionadas en ángulo de 90 grados. Coloca una toalla gruesa, extendida, delante de tus pies de manera que puedas apoyar ambos pies totalmente sobre la toalla. Toma la toalla con los dedos de los pies y gírala hacia ti. Al hacer esto estarás ejercitando cinco diferentes grupos de músculos de las plantas de los pies. El fortalecimiento de dichos músculos ayudará a que el arco de tus pies se recupere. Repite este ejercicio dos o tres veces.

  3. 3

    Reparte un puñado de canicas grandes cerca de la silla. Sentado en la silla, levanta una canica con el pie y colócala en un pequeño recipiente cercano. Continúa hasta que hayas colocado unas cuantas canicas en el recipiente. Repite con el otro pie. Realiza esta acción una vez más con cada pie. Este ejercicio te permite la articulación de los músculos del pie para que, literalmente, recuperes la juventud al caminar.

  4. 4

    Levántate de la silla y apoya tus pies descalzos en el piso, con una separación no más ancha que tu cadera. Imagínate que estás parado en la playa sobre la arena. Levanta los dedos de tu pie derecho imaginando que estás sosteniendo mucha arena con los dedos. Aprieta firmemente y luego suelta. Continúa con este movimiento de levantar, sostener y liberar durante 30 segundos. Vas a notar que los músculos de la planta de los pies, tan frecuentemente ignorados, se cansan. Es que los estás entrenando para fortalecerlos. Repite con el otro lado.

  5. 5

    Usa zapatos ergonómicos que te sostengan los arcos y los talones en su totalidad. Ni las chancletas ni los zapatos totalmente planos hacen esto. Los zapatos de mujer con un tacón de más de cinco centímetros tienen a ser menos ergonómicos: acentúan la inclinación de la pelvis hacia adelante generando una curva exagerada en la base de la espalda (lordosis) y al empujar la cabeza hacia adelante se presiona el cuello. Los zapatos de tacones muy altos producen un arco tan alto que podrían estirar la fascia plantar en demasía.

  6. 6

    Usar zuecos ejercita los pies y ayuda en la reconstrucción del arco. También debes usar zuecos en los ejercicios de piernas. Los zuecos son utilizados frecuentemente por enfermeras, cocineros, meseras y otros que deben estar de pie todo el día. Los zuecos bien diseñados mantienen los pies saludables debido a que los dedos, al hacer fuerza para mantenerse pegados a la base del calzado, ejercitan todos los músculos del pie y estiran y dan resistencia al arco.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles