Cómo recuperar una mala relación de hermanos

Escrito por oubria tronshaw | Traducido por sofía bottinelli
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo recuperar una mala relación de hermanos
La rivalidad entre hermanos puede hacer que la dinámica familiar sea incómoda. (Jupiterimages/Goodshoot/Getty Images)

La rivalidad entre hermanos a menudo brota durante la infancia. Un niño siente que el otro recibe mucha atención de mamá y papá o es demasiado talentoso, más atractivo o más popular. Si estas batallas no se atajan de raíz durante la infancia, pueden convertirse en una guerra generalizada cuando son adultos. La relación con tus hermanos es una de las más importantes y potencialmente gratificantes de tu vida. Tus padres no viven para siempre y, un día, tus hermanos podrían ser la única familia que te quede.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Otras personas están leyendo

Instrucciones

  1. 1

    Examina la causa de la mala relación. Piensa en tu infancia y trata de averiguar por qué tu relación de hermanos es mala. ¿Hubo un duro golpe con repercusiones que han durado años? ¿Hay resentimiento en silencio por el favoritismo? ¿Estás juzgando o te sientes juzgado por tu hermano por el comportamiento pasado? Si no puedes resolverlo solo, pide ayuda a tus padres, ve a un consejero o habla con un amigo.

  2. 2

    Recuerda qué sentías acerca de tu hermano antes de que surgieran los problemas. Imagínate como niños felices de estar juntos. Visualízate hablando con tu hermano cuando eran niños. Habla con la versión infantil de tu hermano y dile que lo amas y cómo querrías que las cosas hubiesen sido diferentes. Pide disculpas de tu parte.

  3. 3

    Perdónate a ti y a tu hermano por las transgresiones del pasado. Date cuenta que no puedes cambiar el pasado, pero que el futuro depende de la forma en que actúes ahora. Decide dejar que el dolor se vaya por tu propio bien. Admite que sentirse enojado sienta mal y que el perdón y el amor sientan bien. Date permiso para sentirte bien.

  4. 4

    Ponte en contacto con tu hermano y explícale que estás listo para enmendar la relación. Explícale que si él está de acuerdo o no, no va a cambiar tu mente. Dile que estarás ahí para él cuando él esté listo. Si sabes que le has hecho daño y no has pedido perdón, hazlo. Si has pedido disculpas, discúlpate de nuevo. Si tú eres el que ha sido herido, dile a tu hermano que lo perdonas. Dile que te gustaría pasar tiempo juntos y llegar a conocerse el uno al otro.

  5. 5

    Ajústate a los cambios que has discutido. No vuelvas a caer en el hábito de evitar, ignorar o discutir con tu hermano. Recuérdate todos los días que has hecho un cambio. Afirma que la relación está mejor, aunque parezca igual. Mantén abiertas las líneas de comunicación en lugar de dejar que tus sentimientos se acumulen. Resuelve los problemas a medida que surjan.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles