Cómo recuperarse de una osteotomía de Fulkerson

Escrito por michelle zehr | Traducido por luis alberto fuentes schwab
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo recuperarse de una osteotomía de Fulkerson
Siguiendo las instrucciones post-operatorias y con ciertos cuidados puedes ayudar a prevenir complicaciones. (Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)

La osteotomía de Fulkerson o estabilizador de rótula, a menudo se coloca en pacientes que han sufrido múltiples luxaciones de rodilla. El procedimiento es mínimamente invasivo e implica mover la inserción ósea del tendón de la rodilla hacia otra posición más adelante. La inserción ósea se fija con dos tornillos. Esto permite el movimiento normal y previene la dislocación. La recuperación después de una osteotomía de Fulkerson implica controlar el dolor y la inflamación, así como también recuperar el movimiento y la fuerza. Siguiendo las instrucciones de tu médico muy de cerca tendrás una recuperación sin problemas.

Nivel de dificultad:
Moderado

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Hielo
  • Medicamento para el dolor
  • Muletas
  • Corsé para rodilla

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Mantén la pierna afectada elevada. Usa dos almohadas para elevar la pierna entera sobre el nivel del corazón. Esto deberás hacerlo tan a menudo como puedas durante los primeros días después de la cirugía.

  2. 2

    Usa un corsé para la rodilla, éste está diseñado para proteger la rodilla. Mientras que la incisión sana, tu rodilla se fortalecerá. Utiliza el corsé para la rodilla como lo indique tu cirujano.

  3. 3

    Coloca hielo en tu pierna. Usa una bolsa de hielo o hielo picado en lugar de una bolsa de plástico con cremallera. Aplica sobre la rodilla durante 20 minutos por vez, no más de tres veces por día.

  4. 4

    Toma la medicina para el dolor según lo prescrito. Sólo toma tantas veces como sea necesario, no tomes medicamentos sólo porque el reloj te lo indique.

  5. 5

    Soporta el peso como lo puedas tolerar. No empujes más allá de tu tolerancia, especialmente durante las primeras cuatro semanas después de la cirugía. Usa muletas para que te ayuden a caminar.

  6. 6

    Asiste a la rehabilitación cuando te lo indique el médico. La terapia física se centrará en el fortalecimiento del cuádriceps y de los isquiotibiales en las primeras etapas, ayudándote a mantener la fuerza muscular. Un terapeuta físico trabajará entonces en el rango de movimiento y flexibilidad. Esto te ayudará a restaurar la función normal de la rodilla. Completa los ejercicios según lo recomendado por el profesional en la casa.

  7. 7

    Vuelve al trabajo y a la actividad normal. Vuelve a tu estilo de vida normal cuando recibas la autorización del cirujano.

Consejos y advertencias

  • Mantén la ropa quirúrgica seca. No te bañes, no nades o remojes la rodilla hasta que te lo indique el médico. Esto normalmente es por dos o tres semanas después de la cirugía.
  • Si experimentas un dolor excesivo, hinchazón, enrojecimiento o drenaje, ponte en contacto con tu médico. También llama al médico si experimentas dolor en la pantorrilla, entumecimiento en los pies o debilidad en las piernas. Estos son signos de posibles complicaciones o infecciones.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles