Redacción de un contrato de fotografía

Escrito por nicholas zacharewicz | Traducido por xochitl gutierrez cervantes
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Redacción de un contrato de fotografía
En un buen contrato de fotografía no deben quedar implícitos detalles importantes. (Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)

Si estás a punto de emprender un trabajo de fotografía para un amigo o un cliente desconocido, un contrato bien redactado hace que tus expectativas y las de tu cliente se aclaren antes de tomar tus fotos. Este tipo de contrato debe cubrir elementos esenciales que establecen la relación comercial entre el cliente, como el pago, horas de trabajo, cantidad de trabajo a realizar, etc. Debido a que hay ciertos pasivos involucrados en la fotografía profesional, un contrato también puede cubrir cualquier posible desgracia que pueda acontecer.

Otras personas están leyendo

Incluir información básica

La claridad es esencial en un contrato y lo primero que tiene que quedar claro en tu contrato es quién eres tú y quién es tu cliente. También es importante asentar la manera en que tu cliente puede ponerse en contacto contigo y viceversa.

Horas de trabajo

Si se trata de un contrato para un evento, como una boda, ten claro cuando vas a empezar a trabajar y hasta qué hora vas a trabajar. Esto también debe incluir los alimentos o descansos que quieras tomar.

Precio y condiciones de pago

Si vas a proporcionar a tu cliente un paquete o conjunto de fotos, incluso si no vas a entregar nada, debes establecer con claridad qué vas a entregar y cuánto va a costar. En esta sección del contrato, también puedes incluir el pago de un depósito no reembolsable como garantía de la fecha y hora del evento de tu cliente.

Entrega de productos

Una cláusula sobre lo que vas a entregar a tu cliente puede ser usada para describir las cosas, como la cantidad de fotos que tu cliente recibirá, si serán impresas o digitales o qué tipo de resolución tendrán las fotografías.

Derechos de autor de las imágenes

Como fotógrafo profesional, tu trabajo es capturar momentos y luego convertirlos en imágenes que se puedan disfrutar para siempre. Sin embargo, como profesional, también estás vendiendo tu trabajo y tus creaciones a tu cliente, por lo que quién es poseedor de los derechos de estas imágenes, es una consideración crítica. Incluye una cláusula en tu contrato sobre los derechos de autor y concede a tu cliente el derecho de imprimir copias personales, si crees que será el uso estándar que se dará al tipo de fotos que has hecho. A veces, las sesiones de fotos corporativas requieren que el fotógrafo ceda los derechos de todas las imágenes al cliente.

Otros fotógrafos

Con la proliferación de cámaras digitales SLR en todo tipo de eventos, los fotógrafos no profesionales están en todas partes. Para hacer tu trabajo más fácil, agrega una cláusula en tu contrato que especifique que eres tú el único fotógrafo en el evento de tu cliente. Puedes considerar que tus descansos son una excepción o limita a otros fotógrafos de algunas otras maneras, si es necesario.

Covertura de responsabilidad

La vida es impredecible y esta razón podría hacer que pierdas el evento que se supone debías fotografiar. Incluye en tu contrato una cláusula por incumplimiento que te proteja en caso de sufrir algún accidente de coche, si tienes una emergencia familiar que te impida asistir, o si alguna falla o mal funcionamiento afectara a tu equipo.

Permiso de uso

Las fotos que tomes podrían ser perfectas para tu próximo anuncio o folleto, así que claramente indica que algunas de las fotos que tomes del evento de un cliente podrían ser utilizadas con fines publicitarios.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles