Cómo reducir la presión diastólica

3
Ha sido de ayuda

La presión arterial diastólica es la presión en las arterias cuando el corazón se relaja entre latidos. Es el número inferior de un lector de presión arterial. Podría ser causa de preocupación si sube por encima de 100 mmHg, ya que la presión diastólica aumenta el riesgo de la persona de sufrir un ataque cardíaco y apoplejía. Afortunadamente si haces algunos cambios simples, puedes reducir el riesgo de sufrir presión arterial alta o baja sin utilizar medicamentos.

roberthyrons/iStock/Getty Images

Otras personas están leyendo

Paso 1

Conoce tus factores de riesgo. La edad, fumar, beber alcohol en exceso, consumir demasiada cafeína, tener sobrepeso, el estrés y un historial familiar de presión arterial alta son factores comunes que pueden aumentar tu riesgo de presión arterial. Muchas personas desarrollan la presión arterial alta en algún momento cuando envejecen. Aunque la herencia puede jugar un papel importante, las personas que son obesas son excelentes candidatos para sufrirla. El estrés podría no ser realmente la causa pero estar bajo una constante tensión puede hacer que la presión regrese a sus niveles normales.

Paso 2

Revisa tu presión arterial a menudo si tiende a ser alta. Las personas con la presión alta no suele experimentar síntomas. Una presión menor de 80 se considera ideal. Los profesionales de la salud consideran que una presión entre 81 y 90 está en el límite. La lectura de una presión diastólica superior a 90 se considera alta.

Paso 3

Lleva una dieta equilibrada que incluya suficientes frutas y verduras frescas junto con otras comidas ricas en calcio, potasio y vitamina C. Un estudio publicado en el Nutrition Journal encontró que los niveles altos de ácido ascórbico podrían ayudar a bajar la presión arterial diastólica. Incluye productos lácteos bajos en grasas y cereales integrales a tu dieta para mantener la lectura de la presión también baja.

Paso 4

Reduce tu ingesta de sodio y evita las comidas altas en grasas saturadas y colesterol. Comer alimentos con demasiada sal añade más líquido a la sangre, haciendo que aumente la presión arterial. Según las Pautas Alimenticias para los Estadounidenses de 2005 (2005 Dietary Guidelines for Americans), la mayoría de los estadounidenses suelen comer demasiadas comidas saladas. Cuanto más sodio consuma una persona, es más probable que tenga la presión arterial alta. No dejes la sal encima de la mesa. Utilízala menos en la cocina reduciendo la cantidad en un tercio y luego a la mitad.

Paso 5

Haz suficiente ejercicio. Esto es beneficioso a la hora de perder peso como de bajar tu presión arterial. La actividad física también fortalece tu corazón. Como resultado, puede bombear más sangre por todo el cuerpo con menos esfuerzo. Esto hace que haya menos fuerza contra las paredes de las arterias, disminuyendo la presión arterial. En muchos casos, si las personas hacen ejercicio de forma regular, no necesitan medicamentos para bajar la presión. Debes hacer al menos 30 minutos de actividad aeróbica la mayoría de los días.

Paso 6

Pierde peso. Si tu peso está por encima del 30% de tu peso ideal, es hora de despojarte de algunas libras. Las personas que tienen sobrepeso tienen más volumen sanguíneo en sus cuerpos y el corazón debe trabajar más para bombear sangre. La Asociación Estadounidense de Pacientes Renales (American Association of Kidney Patients) advierte que tener sobrepeso hace que la persona tenga más riesgo de sufrir una enfermedad renal, lo que interfiere con la capacidad del cuerpo a la hora de regular el sodio y los líquidos. Pero por cada libra que pierdas, tu presión arterial diastólica bajará un punto.

Referencias

Lee este artículo

Comentarios

Más reciente