Reflujo bilioso

Escrito por troylewis | Traducido por maria eugenia gonzalez
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Reflujo bilioso
Cómo tratar el reflujo bilioso en tu mascota. (Photos.com/PhotoObjects.net/Getty Images)

El reflujo bilioso (también conocido como síndrome de vómitos biliosos) es una afección de las mascotas en la cual un gato o un perro vomita bilis como resultado de un reflujo biliar en el estómago. Cuando una mascota no tiene esta afección, su actividad gástrica normal elimina el reflujo de bilis antes de que haya irritación gástrica y daño. La mayoría de los síntomas de esta afección por lo general se presenta por la mañana, aunque también puede ocurrir tarde por la noche.

Otras personas están leyendo

Síntomas

El reflujo bilioso tiende a afectar a los animales de mediana edad o más viejos, y se presenta igualmente en ambos géneros de gatos o perros. Cuando una mascota tiene esta afección, se producen síntomas que se asocian normalmente con el estómago vacío, como el vómito de bilis, por lo general en un color amarillo acuoso o verde. Las señales de la afección pueden producirse diariamente, aunque los episodios de reflujo bilioso tienden a ser más esporádicos. Las mascotas parecen saludables entre los episodios.

Causas

La causa del reflujo bilioso por lo general es desconocida, aunque la hipomotilidad gástrica (una afección en la cual el animal tiene problemas para eliminar los contenidos gástricos de su estómago) se asocia más a menudo con esta afección. Además, hay una variedad de enfermedades que causan gastritis o duodenitis que pueden afectar la motilidad del animal y ser la causa principal del reflujo bilioso.

Diagnóstico veterinario

Hay varios métodos diferentes por los cuales los veterinarios pueden estudiar a un animal para detectar el reflujo bilioso. Debido a los síntomas similares de esta afección con la enfermedad giardia, el veterinario normalmente analiza la materia fecal del animal para descartar la posibilidad de giardia u otras enfermedades parasitarias. Los veterinarios también pueden usar un estudio de imágenes por contraste con líquido de bario para exponer las contracciones gástricas disminuidas o el vaciamiento gástrico retardado. También se pueden realizar procedimientos endoscópicos para detectar elementos biliosos gástricos.

Tratamiento sin medicación

Debido a que el reflujo bilioso no es una afección debilitante, los animales deberían ser tratados sintomáticamente. Como un remedio casero, el dueño puede dar la comida a su mascota tarde por la noche en lugar de más temprano, lo que por lo general resuelve los signos clínicos de la enfermedad. Esto puede ser efectivo debido a que la comida actúa como amortiguador para el reflujo de bilis y tiene la capacidad de aumentar la motilidad gástrica del animal.

Tratamiento con medicación

Si alterar la rutina de alimentación del animal no resuelve los síntomas de reflujo bilioso, se debe considerar un tratamiento con medicamentos que puede ser más efectivo. Por lo general la medicina para esta afección se administra una vez a la noche e incluye agentes que incrementan la protección de la mucosa gástrica contra el reflujo de bilis y aumentan la motilidad gástrica. Algunos ejemplos de medicinas utilizadas son cimetidina, ranitidina, carafate, metoclopramida, cisaprida y eritromicina.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles