Rehabilitación de esguinces y torceduras de rodilla

Escrito por rachel nall | Traducido por felipe builes
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Rehabilitación de esguinces y torceduras de rodilla
La rehabilitación de una rodilla torcida fomenta la estabilidad. (Jupiterimages/Creatas/Getty Images)

Una lesión o torcedura en la rodilla se produce al estirar los ligamentos de la rodilla más allá de sus límites normales. La rodilla es una articulación compleja. Cuatro ligamentos trabajan a través de y en las partes exteriores de la rodilla: el colateral medio, el ligamento cruzado anterior, posterior y el lateral colateral cruzado. Cuando uno o más ligamentos están torcidos, puede ser necesaria una rehabilitación para ayudar a recuperar la fuerza y ​​la amplitud de movimiento en la articulación de la rodilla.

Otras personas están leyendo

Inmediatamente después de la lesión

La fase inicial de rehabilitación consiste en mantener estable la pierna, mientras haces contracciones isométricas para fortalecer los cuádriceps y los músculos isquiotibiales. El objetivo de estos ejercicios es mantener la fuerza muscular, mientras que tus heridas sanan. Las contracciones isométricas implican contraer el músculo sin mover la pierna. Algunos ejercicios incluyen sentarse con las piernas extendidas frente a ti. Céntrate en la contracción de los músculos del muslo, imaginando que estás empujando la pierna recta, con la rótula lo más cerca del suelo posible. Permanece en la misma posición para fortalecer los músculos isquiotibiales.

Los primeros ejercicios de fortalecimiento

A medida que los ligamentos de la rodilla sanen, avanza con los ejercicios de fortalecimiento que limitan tu rango de movimiento. Tu objetivo durante esta fase de rehabilitación es avanzar en términos de flexión de la rodilla, qué tan lejos eres capaz de doblar las piernas. Continúa con los ejercicios isométricos de cuádriceps y contrae la pierna manteniéndola recta. Ejercita los músculos de la pantorrilla para fortalecerlos. Tu terapeuta físico puede realizar ejercicios de estiramiento contigo, como tirar la pierna hacia las nalgas, mientras estas en posición de acostado.

Rango de movimiento completo

A medida que aumenta la flexión de la rodilla y disminuye el dolor, realiza ejercicios de fortalecimiento para un mayor rango de movimiento. Realiza estos movimientos sólo con la aprobación de tu fisioterapeuta. Al comienzo de esta fase, tu objetivo puede ser conseguir 120 grados de flexión de la rodilla. No debes sentir dolor al realizar estos ejercicios. Si provoca dolor, deja de hacer la actividad. Algunos ejemplos de ejercicio incluyen estocadas sobre una escalera y ponerte en cuclillas. Continúa los ejercicios de estiramiento e incorpora actividades de equilibrio, como pararte sólo en la pierna afectada durante 15 segundos y luego aumentar los incrementos de tiempo a medida que la rodilla se fortalezca.

Consideraciones

El tiempo que toma la recuperación puede variar dependiendo de tu salud, la gravedad de la lesión y la progresión de la rehabilitación. Regresar a los deportes como el criquet, el rugby y el fútbol puede tardar entre ocho y 12 meses, según los médicos de Sports Science Orthopaedic Clinic. Autoforzarte demasiado puede afectar tu proceso de curación. Sigue tu propio ritmo a través de la recuperación, siguiendo los consejos de tu terapeuta físico para asegurarte de que tus ligamentos se han curado correctamente.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles