Relación de conteo de carbohidratos a insulina para la diabetes

Escrito por catherine cox | Traducido por enrique pereira vivas
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Relación de conteo de carbohidratos a insulina para la diabetes
Una relación de insulina-carbohidratos te ayuda a igualar tu dosis de insulina a tu ingesta de hidratos de carbono. (insuline injection image by Bram J. Meijer from Fotolia.com)

Una relación de conteo de carbohidratos a insulina, o ratio insulina-carbohidratos (I:C), es una fórmula que se utiliza como parte de un programa de gestión de la diabetes intensiva. Un I:C preciso te ayuda a igualar tu dosis de insulina para tus comidas para tu consumo de carbohidratos. Permite flexibilidad en la cantidad de carbohidratos que consumes en una comida o un refrigerio al mismo tiempo que permite mantener un buen control de la glucosa en la sangre. Debes trabajar con tu médico, enfermera educadora de diabetes o dietista registrado para estimar un I:C inicial y ajustarlo en el tiempo.

Otras personas están leyendo

Acerca de los ratios de insulina a carbohidratos

Los carbohidratos, incluyendo azúcares y almidones, elevan los niveles de glucosa en sangre. La relación insulina y carbohidratos indica cuántos gramos de carbohidratos están "cubiertos" por una unidad de insulina de acción rápida. Cuando conoces esta relación, puedes estimar la cantidad de insulina comida-tiempo debes tomar para ayudar a tu cuerpo a procesar la cantidad de carbohidratos que consumes en una comida o merienda. En general, una unidad de insulina abarca desde 12 hasta 15 g de hidratos de carbono. Sin embargo, debido a que todo el mundo responde de manera diferente a la insulina, esto puede variar de 6 a 30 g de hidratos de carbono o más dependiendo de lo sensible que seas a la insulina.

La Regla 500

Puedes utilizar la regla 500, que se basa en el supuesto de que la persona promedio consume un total de aproximadamente 500 g de hidratos de carbono al día, para estimar un I:C inicial si tienes diabetes tipo 1 y tomas una insulina de acción rápida o un análogo de insulina. Divide 500 por la dosis total diaria de insulina para obtener los gramos de carbohidratos cubiertos por una unidad de insulina. Por ejemplo, si la dosis total diaria de insulina es de 25 unidades, tu I:C sería 1:20. Debes tomar una unidad de insulina de acción rápida por cada 20 g de carbohidratos consumidos en una comida o merienda. Si tu dosis total diaria de insulina es de 50 unidades, tu I:C sería 1:10. Debes tomar una unidad de insulina de acción rápida por cada 10 g de carbohidratos que consumas. Esta regla 500 funciona mejor para las personas con diabetes tipo 1 que no tienen producción de insulina. Con la diabetes tipo 2, generalmente hay una producción interna adicional de insulina más la resistencia a la insulina.

El Método del Peso

El método del peso es una tabla que da una relación inicial de insulina-carbohidratos basada en el peso corporal. A medida que aumenta el peso corporal, la sensibilidad a la insulina suele disminuir, por lo que cada unidad de insulina cubrirá menos hidratos de carbono. De acuerdo con el método de peso, si pesas menos de 60 libras (27 Kg), tu I:C es de aproximadamente 1:30, de 60 a 80 libras (27 a 36 Kg), es 1:25, de 81 a 100 libras (36,45 a 45 Kg), es 1:20, de 101 a 120 libras (45,45 a 54 Kg), es 1:18, de 121 a 140 libras (54,45 a 63 Kg), es 1:15, de 141 a 170 libras (63,45 a 76,5 Kg), es 1:12, de 171 a 200 libras (76,95 a 90 Kg), es 1:10, de 201 a 230 libras (90,45 a 103,5 Kg), es 1:8, de 231 a 270 libras (103,95 a 121,5 Kg), es 1:6, y más de 270 libras (121,5 Kg) es 1:5.

Usar tu ratio

Para utilizar tu I:C para hacer coincidir tu dosis de insulina con el contenido de carbohidratos de tus comidas, necesitas saber cómo contar los carbohidratos. La leche, frutas, almidones y dulces son las principales fuentes de carbohidratos. Una porción de 8 onzas (0,23 lts) de leche aporta 12 g de hidratos de carbono, mientras que porciones del grupo de las frutas y almidones contienen alrededor de 15 gramos de carbohidratos. Los ejemplos incluyen una fruta mediana fresca, 1 porción de fruta fresca, y ½ taza de fruta en conserva, patatas, guisantes, maíz, legumbres o cereales. Las listas de intercambio para la planificación de las comidas incluyen tamaños de las porciones de alimentos específicos dentro de cada grupo, así que deberías utilizar etiquetas de los alimentos siempre que estén disponibles. Una vez que sepas la cantidad de carbohidratos en tu comida, puedes calcular tu dosis de insulina. Divide los gramos de carbohidratos en tu comida por los gramos de carbohidratos en tu I:C. Por ejemplo, si tu comida contiene 60 g de carbohidratos y tu I:C es de 1:15, divide 60 por 15. Necesitarías 4 unidades de insulina para cubrir los carbohidratos en tu comida.

Ajuste preciso de tu relación

Tu I:C inicial es sólo una estimación y, por lo general, tendrás que ajustarlo al mantener un registro de tu consumo de hidratos de carbono y las lecturas de glucosa en la sangre antes y de 3 a 4 horas después de las comidas. Tu relación puede cambiar a lo largo del día en función de los niveles hormonales, la actividad física y la cantidad de insulina de acción prolongada que se superpone con tu insulina comida-tiempo. Para evaluar tu I:C, es necesario que calcules correctamente la cantidad de carbohidratos que consumes en las comidas y es necesario que midas el tiempo de la dosis de insulina de forma coherente. Ten en cuenta que tu I:C suele cambiar con el tiempo.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles