Salud

Relación entre levantamiento de pesas y quistes en las axilas

Escrito por dana severson | Traducido por mariana palma
Relación entre levantamiento de pesas y quistes en las axilas

Una protuberancia en la axila puede ser causada por un antitraspirante.

Pixland/Pixland/Getty Images

Levantar pesas trae un gran número de beneficios. El principal es la fuerza, pero el entrenamiento también puede mejorar el balance, el humor, aumentar los requerimientos calóricos e incluso prevenir la osteopenia. Habiendo dicho esto, levantar pesas tiene también algunos riesgos. La aparición de quistes en las axilas no es comúnmente uno de ellos, al menos no en relación directa. Habla con tu médico para determinar la causa exacta de estas protuberancias.

Otras personas están leyendo

Poros obstruidos

Puede que el bulto presente en tu axila no sea más que una glándula sebácea obstruida. Si, por ejemplo, usas antitranspirante mientras entrenas, los componentes a base de aluminio responsables de evitar la humedad pueden también obstruir los poros. Cuando se forma una obstrucción, la glándula asociada puede irritarse e inflamarse, formando un bulto similar a un quiste en tu axila.

Fiebre Miliaria

A veces, la fiebre miliaria puede convertirse en una lesión similar a un quiste en tu axila. La fricción con la ropa, especialmente si ésta es ajustada, puede llevar a obstrucciones de los conductos sudoríferos. Esto deja atrapada a la transpiración debajo de tu piel, provocando lesiones. Si una obstrucción se manifiesta en la superficie de tu piel, se forman pequeñas ampollas. Pero si la obstrucción se forma más profundamente dentro de los poros, puedes desarrollar una protuberancia dura y grande.

Infección

Puede que el quiste no esté relacionado al levantamiento de pesas. En cambio, puede ser síntoma de una infección bacteriana, viral o fúngica. En esta situación, la exposición a un patógeno causa que uno de tus nódulos linfáticos (que filtran fluido linfático y destruyen microbios infecciosos) se hinche, generando un quiste en tu axila.

Cáncer

En vez de un poro obstruido, fiebre miliaria o una infección, el quiste puede ser síntoma de una condición médica seria. De hecho, un nódulo linfático inflamado es a menudo el primer signo de Linfoma de Hodgkin o Linfoma de no Hodgkin. Pero no te asustes. Con cualquiera de estos tipos de cáncer, también tendrás otros síntomas, como fatiga, sudores nocturnos, pérdida de apetito, fiebre, escalofríos y pérdida inexplicable de peso.

Recomendación

Si te aparece un quiste en la axila, ve a un médico. Siempre es mejor ser cuidadoso al tratar con una protuberancia que se desarrolla en tu cuerpo. Una vez que la causa es determinada, tu médico puede establecer el tratamiento adecuado.

Más galerías de fotos

comentarios

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media