Cómo se relaciona el edema con la hipertensión

Escrito por dana severson | Traducido por irene cudich
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo se relaciona el edema con la hipertensión
Es importante realizarse un control de la presión sanguínea con frecuencia. (Jupiterimages/Polka Dot/Getty Images)

Otras personas están leyendo

Hipertensión

Si te diagnostican que sufres de hipertensión, esto significa que una cantidad elevada de presión se produce a lo largo de tus paredes arteriales, lo que deriva en una presión sanguínea elevada. La mayoría de las veces, esto se debe a un incremento en la resistencia que se desarrolla dentro de tus arterias, haciendo que sea cada vez más difícil que tu corazón pueda bombear sangre. Con el transcurso del tiempo, esta hipertensión puede conducir a tres complicaciones específicas que pueden causarte cierto nivel de edema, que es la inflamación del tejido debido a la acumulación de líquido.

Insuficiencia cardíaca

Si eres hipertenso, la presión elevada de tu sangre hace que tu corazón trabaje mucho más de lo normal para transportar el oxígeno y otros nutrientes a través del cuerpo. Si no se trata esta condición, especialmente durante períodos prolongados, los músculos de tu corazón pueden comenzar a engrosarse. Con el tiempo, finalmente esto puede llevar a una insuficiencia cardíaca. Pero no sólo esta insuficiencia puede afectar la manera en que se la sangre se bombea desde tu corazón hasta otros órganos, sino que también puede impedir el retorno de la sangre desoxigenada dese el cuerpo hasta el corazón. Cuando esto sucede, la sangre retrocede y comienza a acumularse dentro del tejido de tus pies, tobillos y piernas, hinchándolo.

Enfermedad renal

La segunda forma en la cual el edema puede estar relacionado con la hipertensión involucra a la función renal. La hipertensión no necesariamente afecta simplemente a esas arteras próximas al corazón, sino que también puede ocasionar un incremento en la presión dentro de los vasos sanguíneos de tus riñones. Esto puede dañar los nefrones, que afectan la forma en que el líquido es eliminado de la sangre. Esto ocasiona un incremento de la presión, y la sangre puede retroceder y comenzar a acumularse dentro del tejido de tus pies, tobillos y piernas, haciendo que se edematicen de manera similar a lo que sucede con la insuficiencia cardíaca.

Daño en los vasos sanguíneos

Si bien no es tan común como las otras dos complicaciones de la hipertensión, también es posible que ésta dañe los vasos sanguíneos de las piernas. Cuando esto esto sucede, tu cuerpo no podrá transportar la cantidad normal de sangre de regreso al corazón, dejando parte acumulándose en el tejido de tus pies, tobillos y piernas. Con el transcurso del tiempo, la acumulación hará que se hinchen estas áreas del cuerpo.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles