Relaciones entre depredadores y presas en el mundo animal

Escrito por matthew larson | Traducido por mar bradshaw
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Relaciones entre depredadores y presas en el mundo animal
Las relaciones depredador-presa son los bloques de sostén de cualquier red de alimentación de un ecosistema. (Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)

La depredación es una de las interacciones más fundamentales que pueden existir entre las diferentes especies dentro de un ecosistema. La relación entre el depredador y la presa se basa en el concepto de transferencia de energía a través de una red de alimentos. El carnívoro obtiene su energía del herbívoro, que a su vez obtiene su energía de plantas o algas. En muchos ejemplos de interacciones entre depredador y presa, el éxito del depredador depende de la densidad y la disponibilidad de la presa y viceversa. Las relaciones depredador-presa se dan en muchas formas y tamaños; su presencia aumenta la complejidad del ecosistema y las relaciones entre las especies dentro de ese entorno.

Otras personas están leyendo

Flujo de energía

El sol proporciona energía para casi todos los seres vivos en la Tierra, aunque la mayoría de los organismos reciben esta energía solar en forma indirecta. Los fotones, o partículas de luz que irradia la superficie del sol bañan la Tierra con energía solar. Los productores primarios (también conocidos como autótrofos) son capaces de capturar la energía de estos fotones y convertirla en energía química. Los autótrofos de un ecosistema, que incluyen a las plantas y las algas, convierten el dióxido de carbono y la energía solar en glucosa y oxígeno. Los heterótrofos (u organismos incapaces de llevar a cabo la fotosíntesis) deben consumir a los autótrofos para obtener la energía almacenada dentro de las células de las plantas en forma de azúcar. Por ejemplo, un insecto puede consumir pasto, con el fin de apoyar su crecimiento y metabolismo. El insecto está indirectamente energizando sus células con la energía del sol, que eventualmente fluye a través de todo el ecosistema, ya que los depredadores de mayor nivel consumen a los insectos con el fin de apoyar sus procesos de vida propios.

Redes de alimentos

Las relaciones entre depredador y presa son la base de todas las cadenas tróficas. Todos los ecosistemas de la Tierra tienen una distribución única de especies, así como una red alimenticia única que conecta el flujo de energía entre los diferentes organismos. En muchos casos, las especies individuales pueden tener múltiples depredadores que deben evitar, así como múltiples opciones de presas disponibles para el consumo. Por lo tanto, las redes alimentarias representan interacciones complejas y dinámicas entre organismos en el medio ambiente. Los cambios en cualquier elemento de la red alimenticia pueden producir cambios dramáticos en las interacciones entre todas las especies dentro del ecosistema, que es donde la adaptación y la evolución entran en juego.

La carrera evolutiva

La increíble diversidad de especies en la Tierra demuestra el poder y la creatividad con la que los seres vivos se adaptan a su entorno y las relaciones con otras especies. La reproducción sexual produce una gran variación en las poblaciones de especies y la variación que surge a través de este proceso está influida por fuerzas evolutivas, incluyendo la selección natural. También conocida como la "supervivencia del más apto", la selección natural es uno de los principales mecanismos del cambio evolutivo. Hay muchos ejemplos de interacciones entre depredadores y presas que resultan en una "carrera evolutiva", como la presa desarrolla una adaptación que le ayuda a evadir a los depredadores, el depredador responde a su vez con una adaptación que le permite acercarse a la presa sin ser detectado. Estos tipos de interacciones depredador-presa se sabe que producen comportamientos y adaptaciones estructurales muy complejas en las especies involucradas.

Ciclos depredador-presa

La relación entre las densidades de población de especies de depredadores y presas en un ecosistema puede caer en ciclos predecibles de ascenso y descenso de la población. Uno de los primeros casos registrados del ciclo depredador-presa fue observado por la Hudson’s Bay Company, una empresa fuerte de comercio de pieles del siglo XIX que mantenía un registro detallado de sus adquisiciones. Después de analizar los datos recogidos durante un período de cien años, los científicos observaron una correlación sorprendente entre la población de liebres pata de nieve y linces. De acuerdo con el sitio web “Predator-Prey Relationships,” a medida que la población de las presas aumenta, la disponibilidad de alimentos del depredador también se incrementaría. Durante estos períodos, la población de depredadores se expandiría, consecuentemente disminuyendo la población de la presa de vuelta a los niveles normales dado que el exceso de oferta de alimentos disminuyó.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles