Cómo hacer de la relajación un hábito

Escrito por ehow contributor | Traducido por ehow contributor
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo hacer de la relajación un hábito

Vivimos en tiempos estresantes. La gente prueba distintas técnicas de relajación que cada vez tienen más popularidad para aliviar el estrés de la vida diaria. Disfruta los beneficios de desestresarte practicando cómo relajarte. Incorpora unos pocos cambios en tu rutina diaria y crea hábitos para aliviar el estrés. la relajación puede reducir los niveles de toxinas que contribuyen a otras enfermedades más importantes. Lee para aprender más.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Instrucciones

  1. 1

    Practica técnicas de relajación. Las técnicas de respiración relajan la mente y el cuerpo. Siéntate en silencio y en una posición cómoda. Cierra los ojos y relaja todos tus músculos comenzando por tus pies y lentamente moviéndote a cada zona hasta que llegues a tu rostro. Lentamente inhala y exhala profundamente a través de la nariz. Continúa entre 10 y 20 minutos. Alterna entre tensar y relajar tus músculos.

  2. 2

    Escucha sonidos tranquilos cada día. Ya sea que los sonidos vengan de una radio, CD, IPod, MP3 o sonidos de tu propio instrumento musical. Elige música o sonidos relajantes y que reduzcan el estrés. Usa este método durante tu viaje al trabajo o al volver del mismo, a la hora de comer, en la oficina mientras trabajas o por la noche para ayudar a desconectarte de las actividades diarias. Combina la música con técnicas de respiración para aumentar la relajación.

  3. 3

    Obtén fuentes visuales y afirmaciones positivas para ayudar a la relajación. Visita un sitio web de relajación para descargar fuentes visuales que estimulen la relajación: DVD, música y paisajes. Acude a una librería y examina la estantería de autoayuda para encontrar material que enseñe y promueva la relajación.

  4. 4

    Compra un masajeador para el cuello, para la espalda, para los pies y los hombros. Prueba masajeadores portátiles. Muchos están diseñados para aplicar presión en una zona específica del cuerpo para estimular la relajación. Incorpora técnicas de respiración para aumentar los efectos relajantes.

  5. 5

    Haz bolsitas o envoltorios de hierbas o botánicos. Úsalos junto con aromaterapia. Compra una yarda de tela (0,9 m), preferentemente de lana, algodón o fibra natural. Corta un rectángulo de 24 x 20 pulgadas (0,6 m x 0,5 m). Cose o usa cola para tela para pegar los lados. Deja uno abierto. Rellénala con frijoles secos o con arroz. Agrega un aceite esencial como lavanda, camomila o eucalipto. Cose o pega el borde que queda abierto. Usa la bolsita caliente o fría. Colócala en tu cuello o en tus hombros.

  6. 6

    Elige una bolsita caliente o fría. Colócala en el refrigerados o en el microondas y apóyala en la parte del cuerpo que está tensa o adolorida por la tensión. Combina la técnica con respiraciones profundas, aromaterapia y masajes con aceites para ayudar a penetrar en profundidad en los músculos y conseguir alivio.

  7. 7

    Usa gel o loción de aromaterapia en la ducha o con manteca para calmar y relajar. Naranja, limón y menta son esencias vigorizantes que naturalmente dan energía. Usa esencias calmantes como la camomila o la lavanda para relajarte y desestresar tu cuerpo naturalmente.

  8. 8

    Mueve tu cuerpo. Prueba ejercicios físicos como el yoga, el baile o artes marciales que te enseñan a controlar los movimientos, la respiración y la relajación.

Consejos y advertencias

  • La relajación puede combinarse con prácticas religiosas y con meditación.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles