Remedio casero para una quemadura en la piel por una bolsa de hielo

Escrito por lisa parris | Traducido por aldana avale
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Remedio casero para una quemadura en la piel por una bolsa de hielo
Con el hielo también te puedes quemar. (ice image by michanolimit from Fotolia.com)

Cuando la gente habla de quemaduras, generalmente habla sobre la piel que se ha dañado por la exposición al calor. Sin embargo, el término "quemadura" también se puede aplicar al daño causado por el frío, como "quemadura de congelador" o por congelación. Las quemaduras por frío son causadas por el contacto prolongado con objetos congelados o nieve o por la exposición a condiciones invernales. La caída de la temperatura hace que el agua contenida en las células se congele, formando cristales de hielo afilados y dañando la estructura celular de alrededor. Una de las formas más comunes entre las que puede ocurrir esto es a través de la aplicación de una bolsa de hielo en una lesión.

Otras personas están leyendo

Examina la piel afectada

Si sospechas que te has quemado con una bolsa de hielo, comienza inspeccionando el área visualmente y evaluando la extensión del daño. Si la piel tiene hormigueo y está enrojecida, puedes proceder de forma segura con un tratamiento casero. Además, si la zona está entumecida, pero experimentas una sensación de pinchazos de agujas a medida que comienza a calentarse, no tienes un daño permanente sostenido y puedes continuar con el cuidado propio. Sin embargo, si la zona está blanca, fría y dura al tacto y se pone roja y se inflama a medida que se calienta, deberás buscar ayuda médica. Este tipo de lesión generalmente está seguida por la formación de ampollas y "moretones" permanentes o decoloración de la piel, lo que indica daño duradero y posible destrucción de los vasos sanguíneos.

Recalientamiento

Las zonas afectadas necesitan ser recalentadas, pero esto debe ser un proceso gradual o podrías causar, sin quererlo, daño sobre los tejidos delicados. Sumerge la piel quemada en agua tibia, entre 104 y 107 grados Fahrenheit (40º y 42º C). No muevas ni masajees las zonas dañadas, ya que esto podría hacer que los cristales de hielo subcutáneos en el tejido se muevan y causen más daños. Deja la piel dañada debajo del agua por 15 a 30 minutos, o hasta que la piel esté rosada, suave y flexible. Si la temperatura del agua cae debajo de los 100 grados Fahrenheit (37º C), recaliéntala y vuelve a sumergir la zona afectada. Este proceso de descongelamiento puede ser doloroso. Puedes tomar un analgésico de venta libre, como el ibuprofeno, para aliviar la incomodidad.

Tratamiento

Una vez que la superficie de la piel ha vuelto a la temperatura normal, aplica una generosa capa de aloe vera o miel en la zona quemada y cúbrela con una gaza un poco suelta. Cualquiera de estas dos sustancias ayudan a la piel a retener la humedad y aumentan el ritmo de creación de las nuevas células de la piel, disminuyendo el tiempo de recuperación de las víctimas de quemadura.

Prevención

En el futuro, en el caso de que tengas que colocar una bolsa de hielo sobre una lesión para ayudar a reducir la hinchazón e inflamación, envuélvela primero con una toalla; no la apliques directamente sobre la piel. Déjala en el lugar por 10 a 20 minutos ya que más tiempo podría aumentar drásticamente el riesgo de una lesión.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles