Remedios naturales para un hígado graso

Escrito por valencia higuera | Traducido por adriana de marco
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Remedios naturales para un hígado graso
Una dieta pobre y la falta de actividad pueden ser la causa de un hígado graso. (runners abs image by jimcox40 from Fotolia.com)

Una dieta pobre y la falta de actividad pueden traer aparejadas varias condiciones de salud como la alta presión y las enfermedades del corazón. Desconocidos para algunos, estos factores también pueden jugar un importante papel en una potencial enfermedad seria del hígado llamada hígado graso. Se refiere a la acumulación de grasas en el hígado. Pero afortunadamente hay formas de curarlo y mantenerlo saludable.

Otras personas están leyendo

Cuida tu peso

El hígado graso puede atacar a personas de todas las formas y tamaños. Sin embargo, cuando tienes sobrepeso o eres obeso, aumentas la posibilidad de desarrollar esta condición. Pero a diferencia de otras condiciónes que necesitan un tratamiento con medicinas, con sólo perder peso y mantener un cuerpo sano puedes curar al hígado graso.

Apunta a perder peso. Los cambios en tu estilo de vida te pueden ayudar a conseguir tu propósito. Para empezar, te ayuda mantenerte activo y hacer una rutina de ejercicios regulares. Pueden incluir aeróbicos para quemar calorías y grasa, caminatas o corridas. Si estás aburrido con las rutinas de ejercicios habituales, considera bailar o unirte a algún equipo de deportes. Haz lo que sea para bajar el volumen de tu cuerpo y perder peso. Y ya que el hígado grasoso tiende a desarrollarse en la gente con grandes abdómenes, incorpora ejercicios apuntados a esa parte de tu cuerpo en tu rutina, como los abdominales en los que debes sentarte o levantar las piernas para achatar y tonificar el abdomen.

Cambia tu dieta

Estar activa y deshacerte de la grasa del cuerpo puede revertir naturalmente el hígado graso. Pero, si junto con los ejercicios, bajas el contenido graso de tu dieta, también puedes acelerar la recuperación. Ciertos alimentos como los lácteos y las carnes rojas tienen un alto contenido graso y su ingestión regular aumenta la grasa de tu cuerpo y puede disparar la enfermedad del hígado graso.

Una dieta sana y balanceada es la clave para darle pelea al hígado graso. Hay una gran variedad de opciones entre los alimentos sanos, y cortar la grasa no quiere decir que debas dejar de lado del todo tus comidas preferidas. Puedes disfrutas de la ocasional comida chatarra o frita, con moderación. En lugar de comer alimentos fritos diariamente, sustitúyelos por carnes magras, frutas frescas, verduras, leche descremada, alternativas sin grasa y granos enteros.

Evita las bebidas con alcohol

El consumo moderado de alcohol no daña al cuerpo. Pero si te diagnostican un hígado graso, si sigues tomando alcohol puedes complicar la situación e impedir la recuperación. El abuso de alcohol daña el hígado, por lo tanto no puede funcionar bien. Y como esta condición puede llevar a otros problemas, como a una función reducida del hígado, es mejor evitar el alcohol para prevenir futuros daños.

Si te diagnostican hígado graso, seguramente tu médico te pedirá un análisis de sangre periódico para examinar las enzimas de tu hígado. Evita el alcohol hasta que las enzimas tengan un nivel normal.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles