DESCUBRIR
×
Loading ...

Cómo remojar el pescado para detener el olor

Actualizado 23 marzo, 2017

Después de un día de pesca, hay que llevar los pescados a casa para la limpieza. Incluso el pescado más fresco tendrá un olor que puede parecer desagradable. Lo más probable es que no te comerás todos los pescados que capturaste inmediatamente después de atraparlos. Tendrás que guardar algunos en la nevera o en el congelador. Este impregna todos los alimentos que se encuentren cerca. Una solución es remojarlo en una solución antes de guardarlo.

Instrucciones

David De Lossy/Photodisc/Getty Images

    Soluciones ácidas

  1. Inspecciona el pescado que vas a preparar. Si se trata de pescados comprados en la tienda recientemente pero que huelen muy mal, es posible que la ruptura de la trimetilamina, el químico en la grasa de pescado que causa el olor, ya haya comenzado. Siempre y cuando no haya apariencia de deterioro, los pescados deben ser seguros para comer. Si el olor es demasiado fuerte, el pescado está probablemente en mal estado. Hay dos tipos básicos de soluciones para utilizar en la eliminación del olor del pescado por inmersión. El primero es el ácido y el segundo es la solución base.

    Loading ...
  2. Añade una taza de jugo de limón o de lima a medio galón de agua dulce y coloca el pescado en el plato suavemente. La solución sólo debería cubrir sólo la parte superior del pescado. Si estás a punto de cocinar, deja el agua de limón o lima y el pescado a temperatura ambiente durante una hora. Lo ideal es prepararlo antes de tiempo y dejar que el pescado se empape toda la noche en el refrigerador. El ácido del jugo descompondrá los tejidos conectivos del pescado, lo que reducirá el tiempo de cocción y ayudará a preservar el color y el buen aspecto del mismo.

    NA/Photos.com/Getty Images
  3. Mezcla una taza de vinagre por cada dos galones de agua (l) y remoja el pescado en esta solución durante toda la noche en el refrigerador. La naturaleza ácida del vinagre hará lo que hace el jugo sin necesidad de añadirle saborizante de limón. Enjuaga bien el pescado antes de la cocción.

    Hemera Technologies/PhotoObjects.net/Getty Images
  4. Vierte dos tazas de vino en un recipiente y coloca un pescado a la vez en el recipiente, voltea el pescado y cubre el otro lado. Deja el pescado a un lado en una sartén cuando hayas terminado. Vierte el vino restante del recipiente sobre el pescado, y si esto no es suficiente, añádele más vino. Deja remojar el pescado, ya sea en el mostrador durante una hora o toda la noche en el refrigerador.

    Ablestock.com/AbleStock.com/Getty Images

    Soluciones básicas

  1. Mezcla dos tazas de leche con media taza de sal. Viértela en un tazón sobre el pescado y déjalo reposar toda la noche. La leche extraerá el olor del pescado y lo absorberá mientras que la sal lo impregna. Escurre la leche y enjuaga antes de cocinar.

    Jupiterimages/Comstock/Getty Images
  2. Esparce la pata de soja en el pescado y cubre la superficie entera de cada pescado que estás remojando. Coloca el pescado en una bandeja de poca profundidad y agrega agua fría hasta cubrirlo. Deja que la bandeja se asiente durante una hora mientras que las proteínas de la pasta de soja absorben el olor. Lava el pescado antes de cocinarlo.

  3. Añade una taza de jengibre pelado, una media taza de cebollines, una taza de agua y un poco de sal en un procesador de alimentos. Mezcla hasta que se forme una pasta y cubre el pescado con dicha mezcla. Déjalo reposar a temperatura ambiente durante una hora y enjuágalo antes de la cocción.

    Jupiterimages/Photos.com/Getty Images
Loading ...

Necesitarás

  • Recipiente
  • Jugo de limón o lima
  • Vinagre
  • Leche
  • Sal
  • Pasta de soja
  • Agua
Loading ...