Cómo renunciar a la junta directiva de una asociación de propiedad horizontal

Escrito por joe andrews | Traducido por pilar celano
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo renunciar a la junta directiva de una asociación de propiedad horizontal
Sin importar cuan tensa se haya vuelto tu relación con el resto de los miembros de la junta, continuarán siendo tus vecinos. (Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images)

Si descubriste que ya no puedes cumplir con tus funciones en la junta directiva de una asociación de propiedad horizontal, quizás ha llegado el momento de renunciar. Sin embargo hay algunas normas que debes seguir para abandonarla. Sabes que sin importar cuan tensa se haya vuelto tu relación con el resto de los miembros de la junta, continuarán siendo tus vecinos. Debes abandonar la asociación de una manera adecuada, a fin de conservar una buena relación con estas personas en el futuro.

Nivel de dificultad:
Moderado

Otras personas están leyendo

Instrucciones

  1. 1

    Revisa las políticas de la junta para encontrar información acerca de la manera de renunciar. Si existen normas específicas que regulan dicho acto, es importante que las conozcas antes de actuar.

  2. 2

    Renuncia en persona. Aunque debas leer una declaración escrita previamente, si lo haces tú mismo, generarás más respeto en esas personas que tendrás que continuar frecuentando. No te olvides que los verás cuando saques la basura o pasees al perro.

  3. 3

    Prepara la carta. Si bien vas a renunciar en persona, entrégale a cada uno una copia de una carta bien escrita en la que describas los motivos de tu renuncia. Mantén una actitud positiva. Enfatiza las buenas obras que ha realizado la junta y habla sobre proyectos importantes que hayas disfrutado. Explica los motivos de tu renuncia como estrictamente personales y evita generar conflictos con tus vecinos u otros miembros de la junta.

  4. 4

    Prepárate para responder preguntas. Mantén una actitud positiva durante la reunión. Pon énfasis en las áreas del servicio que te gustaron y las personas con las que disfrutaste trabajar. No te embarques en confrontaciones personales ni políticas, a menos que no te importe aislarte por completo de tus vecinos.

  5. 5

    Notifica a la junta respetando un plazo adecuado. Si te necesitan para obtener consenso o confían en tus opiniones o tu conocimiento, no los abandones sin darles el tiempo necesario para que busquen un nuevo miembro. Asimismo, puedes ayudarlos con la búsqueda si te lo piden. Si conoces a una persona idónea, puedes preguntarle de antemano y sugerirla ante la junta como tu sustituto.

  6. 6

    Continúa siendo un miembro del equipo. Ayuda a los demás a completar los proyectos en los que se encuentren trabajando. Si es posible, ofrece tus servicios para entrenar a tu reemplazo. Este tipo de actitudes te ayudarán si necesitas pedirle un favor a algunos de los miembros de la junta en el futuro.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles