Reparación del cistocele

Escrito por elizabeth slough | Traducido por walter f. stocco
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Reparación del cistocele
Algunos cistoceles requieren reparación quirúrgica. (Jochen Sands/Digital Vision/Getty Images)

Un cistocele ocurre cuando el tejido conectivo entre los órganos pélvicos de la mujer se debilita, permitiendo que la vejiga empuje a través de la pared vaginal. Los cistoceles se clasifican en grados según su gravedad. Grado 1 es el menos grave, cuando la vejiga sobresale sólo parcialmente en la vagina. En el grado 2, la vejiga sobresale a la abertura de la vagina. Un cistocele grado 3 es una en la que la vejiga cuelga más allá de la abertura vaginal; es el grado que a menudo requiere cirugía. El cistocele ocurre por una variedad de razones, incluyendo estreñimiento crónico, tensión de trabajo pesado y las cuestiones de preparación para el parto, como un parto con fórceps, parto múltiple o episiotomía. Generalmente, los médicos intentarán un enfoque conservador en los grados 1 y 2, reservando la cirugía para el grado 3.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Otras personas están leyendo

Instrucciones

    Las intervenciones no quirúrgicas

  1. 1

    Reduce la cantidad de trabajo pesado que tengas que hacer para evitar poner tensión adicional en los músculos pélvicos. Limitar el levantamiento extenuante permitirá que los músculos de la pelvis descansen y eviten que el cistocele empeore.

  2. 2

    Realiza los ejercicios de Kegel para fortalecer los músculos de la pelvis, lo que mejorará la capacidad de estos para mantener la vejiga en su lugar. Los ejercicios de Kegel se desarrollaron para mejorar el tono de los músculos en el área genitourinaria. Para realizar ejercicios de Kegel, que se pueden hacer sentada o de pie, utiliza el mismo movimiento que utilizas para cortar la corriente de orina de la vejiga. Aprieta el músculo, mantenlo tensionado durante cuatro segundos y luego suelta. Repite diez veces la secuencia, lo cual se debe hacer por lo menos 10 veces al día.

  3. 3

    Habla con tu médico acerca de los beneficios de un pesario: un dispositivo que se utiliza para empujar la vejiga en su lugar mientras libera la presión de la pared vaginal. Tu médico te explicará las opciones — por ejemplo, qué tipo de pesario se utilizará — dado que existen diversas variedades. Es común probar varios tipos o tamaños antes de lograr un ajuste adecuado.

  4. 4

    Investiga la terapia de reemplazo de estrógeno para ayudar a fortalecer las paredes pélvicas y evitar debilitamiento adicional. Tu médico puede sugerir tratamiento con estrógenos en forma de parches, pastillas o crema tópica, especialmente si eres posmenopáusica. Asegúrate de discutir tu historial médico completo antes de optar por la terapia de estrógeno.

    Intervención quirúrgica

  1. 1

    Habla con tu médico acerca de las implicaciones de un cistocele grado 3, el tipo que a menudo requiere intervención quirúrgica. Él te explicará que vas a recibir anestesia local o general. Tendrás un catéter uretral insertado para reducir la presión en la vejiga. Luego, el cirujano hará una incisión a través de la cual va a reparar el cistocele, ya sea plegando el tejido y el músculo sobre sí mismo y cosiéndolo para reforzarlo, o mediante el uso de un material de malla para reforzar el área debilitada. El cirujano también eliminará el exceso de mucosa vaginal y el tejido debilitado antes de cerrar la incisión.

  2. 2

    Bebe líquidos tanto como puedas en el primer día después de la cirugía para estimular la producción de orina. El médico te quitará el empaque colocado en la vagina durante la cirugía y las enfermeras te ayudarán a pararte y a caminar para ayudar a prevenir la formación de coágulos en las piernas.

  3. 3

    Sigue las instrucciones del cuidado posterior de tu cirujano cuando te den el alta del hospital.

Consejos y advertencias

  • Puedes ser enviada a casa desde el hospital con el catéter aún colocado.
  • Evita las tareas domésticas u otras actividades extenuantes durante varios días después de la cirugía; haz que alguien se quede contigo para ayudarte.
  • Comunícate con tu médico si tienes signos de infección, como fiebre.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles